/Crónicas///

Crónica: Adrift - Madrid (12/06/2009)

12/06/2009, Madrid
9.5
Jorge, Macón, Dani y Jaime
10
Rock Palace, media sala
Precio: 0 €

Cada vez se le va cogiendo más gusto a esto de los conciertos pequeños. Un viernes a buena hora, nos desplazamos a ver a dos bandas que habían tocado hace poco en el SCREAMS ON The South Festival organizado desde esta web. Si en esa ocasión el concierto fue en una sala relativamente grande, El Grito, ahora el concierto se iba a celebrar en el "mejor garito de Madrid" según los propios The Happiness Project, la Rock Palace, un complejo dónde ensaya gente como los Moho (homenajeado por la camiseta de José, el bateria de The Happiness Project) y que engaña por tamaño desde fuera, pero cuya sala de conciertos no deja de ser un bar bastante apañado.

Con ese ambiente tan familiar, hablamos un poquillo de la escena con José, el bateria de The Happiness Project, sobre los problemas para montar el teclado con Balty, que luego casi no uso, asistimos a la prueba de sonido ... en fin, que todo un gustazo que sólo te puedes pegar en este tipo de conciertos.

Si potencia, entendida como volumen de sonido, les faltó en la Sala El Grito, ya que durante la prueba casi nos dejarón tumbados. Al final no hay mejor cosa que el sonido de amplificador directo y dejarse de otro tipo de historias. Aquí The Happiness Project se volvieron a centrar en su último disco, pero ante la proximidad del público y con mayor potencia, como he dicho, se crecieron enormamente. Temas "Pluja Means Rain" o la elegida para cerrar "0:00", sonaron brutales en el recogido ambiente de Rock Palace, mucho mejor que en el escenario grande de El Grito. Ya me dijeron ellos que hubieran preferido tocar en el escenario bajo. Por contra, son dos conciertos sin tirar de temas de su primer disco. A ver si vuelven pronto para Madrid y recuperan algún tema de ese disco.

Lo de Adrift, ya se está haciendo reiterativo. Son la gran banda de directo de la capital, con el permiso de Moho, claro está. Fueron claramente de menos a más. Después de superar algún problema gordo con los altavoces, desde "Berzocana's Bell" el concierto rondó la matricula de honor. La clavaron completamente. Pero después de eso nos interpretaron un perfecto "Paseo por el Nilo", para cerrar con la descarga adrenalínica que es "Ramses", eso si con un "azucar" de por medio (en broma), pero sin pogos como en El Grito, que aquí la banda tocaba a ras de suelo. Poco importan los acoples del altavoz, que a Jaime se le escapara en alguna ocasión las baquetas, sus problemas de todas la vida con el pañuelo ... Como me dijo Balty, Adrift son "más heavies que los heavies" y nada puede deslucir un directo como el suyo, cuando te dejas la piel y la garganta (tremenda la manera de cantar de Jorge tirando de lo que hay que tirar, es decir pulmón y rasgar la garganta). Sencillamente es impagable ver a una banda de este nivel, completamente entre amigos, en una sala de esta características. Bueno, impagable no, que era completamente gratís ...

Con una sonrisa de oreja a oreja sali por debajo de la ya chapada puerta del Rock Palace. A uno le da pena ver como la gente se gasta dinerales en ver conciertos en estadios enormes a cientos de metros de las bandas, mientras que conciertos gratuitos como este, pasan desapercibidos para el gran público. Bueno, en realidad, siendo malo, que sigan así y yo podré seguir flipando con conciertos como el que nos regalaron, nunca mejor dicho, dos grupos bestiales como The Happiness Project y Adrift. ¡RAMSES!



PUBLICIDAD