/Crónicas///

Crónica: Adrift - Madrid (20/10/2012)

20/10/2012, Madrid
9.5
Jorge, Macón, Dani y Jaime
9
Siroco, Lleno
Precio: 10 euros (con consumición)

http://feiticeira.org/

En los tiempos que corren es un soberano lujazo el poder disfrutar de toda una noche de música en vivo y sesiones de dj centradas en sonidos como los que se defendieron en esta primera edición de Sangre (el nombre de la fiesta mensual de la que hablamos). La idea era que de 00:00 de la noche a cierre a eso de las 6:00 se concentrasen algunos de los sonidos más extremos y, claro, las ganas de fiesta habituales de la hora golfa. Todo ello con el precio estándar de un club tan mítico como Siroco (10 euros con copa incluída) y con un sonido y comodidad digna de aplauso fuerte.

Aunque previamente llegó a haber sesiones dj's, abrieron con algo de tardanza los directos Trono de Sangre. Quizás entre tanto sonido metálico de dj's y banda principal (Adrift) quedaron algo desubicados, pero funcionaron bien con las ganas y sudores habituales. Desde las primeras filas el volumen nos jugó una mala pasada, sobre todo a la hora de descifrar de entre la contundencia sonora las aguerridas voces del cuarteto. Podrá ser cosa mía pero los temas nuevos (o inéditos) parecen más del estilo más zapatillero de Gone With the Pain, aunque el equilibrio con temas como "Castigo de Fé" fue muy saludable.

Tras una rápida sesión del omnipresente Nooirax a los platos aparecieron sus colegas de Adrift para volver a demostrar que son la mejor banda de metal de la capital. O quizás, de toda la península. Lo suyo sigue siendo difícil de explicar con palabras, y mucho menos ahora que ya se han nutrido con un repertorio mucho más variado y técnico. Que "Black Heart Bleeds Black" es uno de los discos nacionales del año y que haya sido el que por fin consigue extrapolar al estudio lo que son Adrift en vivo ayuda mucho. Las texturas y ambientes hacen ganar en continuidad, mientras que la contundencia milimétrica es algo que parecen condenados a no perder nunca jamás. Se vio al cuarteto mucho más serio que en otras ocasiones (para bien y para mal), centrados en atronar los oídos aprovechando un sonido prácticamente perfecto desde la mesa de sonido hacía detrás. El muro de sonido no dejaba hueco alguno para el despiste y menos ahora que se han hecho con temas tan redondos como pueden ser "Mallet Man" o "Long Nails". No dejan de sorprendernos, aunque un "Ramses" así para cerrar habría sido la guinda.

El fin de fiesta siguió por derroteros festivos, primero con clásicos del metal y luego con un cierre mucho más stoner, pero ante todo la fiesta y buen rollo esperemos que tenga continuidad y éxitos.



PUBLICIDAD