/Crónicas///

Crónica: And So I Watch You From Afar - Madrid (15/04/2012)

15/04/2012, Madrid
8.7
Rory Friers, Johnny Adger, Chris Wee (Niall Kennedy)
8
Moby Dick Club, Lleno
Precio: 16 euros

http://feiticeira.org/

No nos pillaba por sorpresa el buen hacer de los chicos de And So I Watch You From Afar (ASIWYFA de aquí en adelante) en escena, pero tras salir totalmente vapuleados de su actuación en la sala Moby Dick Club de Madrid podemos decir que la cosa no fue por dónde uno cabe esperar al escuchar su versión de estudio.

Si bien es cierto que los giros algo más metálicos del último álbum de los teloneros de la noche, Jardín de la Croix, nos hacían presagiar algo de movimiento más aguerrido de la cuenta, luego se tornó en un hecho con los de Belfast. A los madrileños les costó sufrir mucho con un sonido que no les hizo la justicia que estamos acostumbrados a ver, ya que el sonido demasiado alto del bajo emborronaba el buen hacer de guitarras y baterías. Esperamos al menos que consiguieran contentar a todo aquel seguidor de ASIWYFA que no tenía localizados a esta banda local tan sensacional para probar suerte otra vez.

Lo del trío (con el bigote añadido de Niall Kennedy a las otras seis cuerdas) de Irlanda del Norte después fue un verdadero derroche de actitud, de felicidad y de seguir el manual de "Cómo dejarse la piel sin morir en el intento". No vamos a ser quién niegue que la pegada aumentada de su directo ensombreció algunos de los momentos más queridos de "Gangs", como en las partes más emotivas de una perla cómo es "7 Billion People all Alive at Once" (con coros muy bonitos por parte del público, eso sí). Tampoco podemos dejar de lado lo lineal de un estilo que los hace tan únicos como repetitivos en sus cordenadas. Pero lo que es difícil de explicar con palabras es la honestidad brutal que demuestran cuatro personas que verdaderamente disfrutan de lo que hacen.

Las caras con las que el barbudo Rory regalaba a su querido público eran el espejo de las almas de los cuatro músicos. No son las caras de la pose que tan acostumbrados estamos a ver, ésta era la cara de placer del que ama lo que hace y con lo que trabaja. Caras de disfrute con sus compañeros de concierto cuando canciones como "BEAUTIFULUNIVERSEMASTERCHAMPION" o "Search:Party:Animal" le hacían saltar y venirse arriba, pero igualmente con la gente que disfrutaba del concierto en primera fila. Para ellos todo se trataba de una reunión de amigos y por algo no pararon de dar gracias por la bienvenida, sobre todo con el colofón que fue la sublime versión de "The Voiceless", dónde los dos guitarristas de la banda terminaron bajando entre la gente y haciendo a todo el mundo sentarse y abrazarse.

Ellos mismos lo dijeron todo con el título de una canción de su primer disco, "Don't Waste Time Doing Things You Hate". Pues eso, un concierto rebosante de una pasión desbordante por su trabajo, que los traerá muy pronto de vuelta y con el éxito asegurado.



PUBLICIDAD