/Crónicas///

Crónica: Depeche Mode - Madrid (07/01/2006)

07/01/2006, Madrid
8.3
Dave Gahan, Martin L. Gore y Andrew Fletcher
9
Palacio de los Deportes, Lleno
Precio: 30 € / 40 €

Pocos son los grupos que pueden decir que han vuelto tras 5 años de silencio sacando un disco alabado por critica y publico, y menos aun pueden decir lo mismo llevando 26 años a la espalda como banda. Depeche Mode lo puede gritar a los cuatro vientos, "Playing The Angel" fue uno de los discos de 2005 y no son pocos los que lo comparan con la mejor época del grupo. Así pues, las composiciones han convencido no solo a los seguidores del grupo, sino que también los críticos lo han puesto a la altura de su obra más apreciada, "Violator".

Aparte del trío, en esta gira los acompañaban los ya clásicos "miembros" en directo de la banda: el sensacional Christian Eigner a la batería (quien ha compuesto junto a Gahan algunos temas de este "Playing The Angel") y el teclista (y ocasionalmente bajista) Peter Gordeno.

Como teloneros, teníamos unos The Bravery que muy obviamente han bebido de las canciones de Depeche Mode, pero que en general pasaron muy desapercibidos en esta faceta de teloneros. Canciones que en disco son resultonas, en directo sonaron atrofiadas, a pesar de que demostraron bastante actitud y ganas.

Era la hora de ellos, la banda que se había permitido el lujo de llenar dos noches el Palacio de los Deportes: Depeche Mode. Mientras se apagaban las luces, sonaban dos minutos de intro que acababa con una guitarra afilada, exactamente igual que como empieza su nuevo álbum, "Playing The Angel". Evidentemente, eso quería decir que lo primero que íbamos a tener era "A Pain That I'm Used To", por aquel entonces, single actual de la banda. La gente coreo esa primera canción como si de un hit de mas de 10 años se tratara. Se repitió con la siguiente de la noche, "John The Revelator", lo que hacia intuir que los fans del grupo estaban más que contentos del nuevo álbum de la banda, algo que no pasó tanto ni con "Ultra" ni con "Exciter".

El recinto engrandeció aun mas a Depeche Mode que no sufrió grandes problemas de sonido y que permitió una puesta en escena muy a la altura del grupo: teclados grisáceos acabados en formas redondeadas, una enorme bola que mostraba mensajes según que canciones sonaban y varias pantallas superpuestas que nos permitían ver todo a los "burgueses" de las gradas.

Siguiendo esas dos canciones, un público exaltado salto sin parar una enorme "Question Of Time" mientras en el escenario otro exaltado Dave Gahan daba vueltas con el pie de micro. Después, otro clásico "Policy Of Truth" seguida de otra que lleva camino de serlo, el primer single de su disco más reciente "Precious", también muy cantada entre la gente. Otro vistazo atrás con "Walking In My Shoes" y otro al presente con el tercer single de "Playing The Angel", "Suffer Well". Siguieron "Macro", "I Want It All" y "The Sinner In Me", con una siempre enorme "Home" en medio. "Home" fue uno de los momentos del concierto sin duda, la voz de Martin sonaba mas fuerte que nunca unida a la de todos los que coreábamos la canción estrella de "Ultra" (con permiso de "Barrel Of A Gun" o de "It's No Good", que por cierto no han sonado en ninguna fecha de la gira 2006)

Llegábamos a la recta final del set con mas momentos estelares. Primero fue "I Feel You" que volvió a poner a la gente a saltar, para que después solo con las primeras notas de "Behind The Wheel", el publico empezara a dar palmas y bailar. Exactamente igual pasó con las primeras notas de teclado de "World In My Eyes", que hizo volver por momentos los 90 del "Violator" al Palacio de los Deportes.

Aunque si hubo dos momentos que si que convencieron al público y lo hicieron chillar, botar y bailar fueron la tan reivindicada últimamente, "Personal Jesus" y posteriormente un maravilloso "Enjoy The Silence" de 7 minutos que para mi fue el gran momento de la noche. Valía la pena pagar 40 euros solo por oír semejante canción en directo, en uno de esos momentos en que se te ponen los pelos de punta por la perfecta comunión "artista-público".

Ellos se fueron y la gente evidentemente pedía mas, y salieron a dárnoslo primero con "A Question Of Lust" con un enorme Martin L. Gore de nuevo "solo ante el peligro", para luego volver a la fiesta con "Just Can't Get Enough" que esta vez nos hizo volver muchos años mas atrás. Especialmente sorprendente la manera de "actualizar" la canción la que tuvieron, pues si hoy en día esta canción en estudio puede parecer anticuada, en directo suena como si fuera una mas del "Playing The Angel" (aunque mucho mas “festiva”). Para culminar esta primera tanda de bises eligieron una coreadísima "Everythings Counts", con la que dijeron adiós por segunda vez. Posteriormente volvieron con "Never Let Me Down Again" primero y con "Goodnight Lovers" como ya clásico final. Bastante peor elegidas estas dos canciones que las dos despedidas que dieron, con lo cual cierto punto frío nos dejaron para terminar.

Por tanto, Depeche Mode dejaron claro que son muy grandes y que con "Playing The Angel" han demostrado que los viejos dinosaurios también pueden sacar discazos 20 años después. El concierto no fue demasiado grandioso (aún lo será mas en su gira veraniega por estadios y festivales) y el recinto respondió a las expectativas, lo cual hizo que sea mucho mas interesante que verles en un estadio o un macro festival veraniego. Lo que está claro es que Martin, Dave y Andrew saben muy bien lo que hay que hacer y tocar encima de un escenario y también es cierto que el grupo tiene con "Playing The Angel" una base en la que construir un setlist muy sólido, soltando la cantidad justa de temas clásicos que todos necesitamos. Dave es un front-man colosal de los que no surgen ya en los grupos "indies" del momento, Martin sigue siendo un genio y Andrew y Christian Eigner (aunque no sea miembro oficial, es un batería realmente sorprendente) detrás hacen que todo quede en su sitio. Esperemos que el próximo disco este a la altura de este último, para seguir viendo conciertos así.



PUBLICIDAD