/Crónicas///

Crónica: Dulce Pájara de Juventud - Bilbao (12/05/2012)

12/05/2012, Bilbao
7.7
Sarai, Xavier, Ricard y Bruno
8
FNAC, 30
Precio: Gratis

Directos de Madrid venían Dulce Pájara de Juventud para tocar en la FNAC de Bilbao, razón por la cual se disculparon por no estar al 100% de sus posibilidades. Puede que la actitud de la banda hubiera sido distinta, pero desde luego no nos sonaron nada mal, sino todo lo contrario, las canciones que ya llevan meses acompañándonos, de su disco de debut.

Esa arrebatadora mezcla de guitarreo noventero con melódicos sintetizadores, épicos coros y abundantes desarrollos instrumentales lució compacta en un recinto así y eso que la banda también advirtió que es su naturaleza tocar lo más alto posible y que esas condiciones les asustaban un poco. Teniendo en cuenta que llegué a su concierto un cuarto de hora pasada la hora marcada, no sé si tocaron 45 minutos o incluso más, pero en cualquier caso dieron un amplio repaso a su debut, tan extenso como hubiera sido en un concierto al uso en sala y hasta nos pareció escuchar algún tema nuevo.

Vamos que no solo sonó todo, sino que lo acompañaron con desarrollos más largos para redondear ese noise-pop del que estamos hartos de citar influencias, pero en el que los Pixies creemos que no pueden faltar. Fueron cayendo muestras de este pop distorsionado y escapista hasta una recta final que nos pareció de nota y que comenzó con la vibrante y colorista "Gigalove", ¿la canción indie de la temporada? y siguió con "Nacer 3" con la que absolutamente atronaron FNAC entre ruido de guitarras y la locución de ese hombre de fe que impartió clases a dos de sus miembros. Alargando "Feel", pusieron punto final al concierto como empieza su disco.

En definitiva y aunque ante poca gente (y la mayoría más casuales de la tienda que gente que iba a verles) los barceloneses nos permitieron ratificar que en directo mantienen todas sus virtudes, la frescura, la melodía, el ruido, los aires festivos y veraniegos y esos pequeños tics irreverentes que les hacen jugar entre estilos sin temor a naufragar.



PUBLICIDAD