/Crónicas///

Crónica: LCMDF - Sevilla (26/07/2012)

26/07/2012, Sevilla
8.0
8
CAAC, Casi lleno
Precio: 5 €

http://feiticeira.org/

Para ir finalizando Julio, mes tutelado por ellos dentro de la programación de Nocturama, Green UFOs se tenía reservada una carta infalible. Las hermanas Kemppainen, LCMDF, han pasado a ser en un breve período de tiempo un nombre con cierta presencia en nuestro país, sobre todo en el sur, gracias a su participación en el South Pop Isla Cristina y a la frescura de las canciones de su debut “Love and Nature”. Pero a pesar de girar también por el centro y norte peninsular, aún no las habíamos visto por Sevilla. Gracias a Nocturama, el pasado jueves por fin pudimos quitarnos la espinita.

Abrieron la noche los locales Sundae, banda de pop electrónico elegante y preciosista. Se trata de uno de los grupos que aún no ha debutado en largo con más proyección de la ciudad; cosa que queda justificada con sus canciones, pequeños artefactos de pop sencillo y melancólico que funcionan tan bien grabados como en directo. Acertada elección como primer plato en esa fresca noche estival en definitiva.

Tras unos cuarenta y cinco minutos de actuación de los sevillanos, subieron primero el batería de gira y Mia, la hermana guitarrista, a afinar y dar los últimos ajustes, y luego Emma, la cantante, para calentar y estirar un poco. Una vez listos, en lugar de ir por lo fácil y dar salida con algunos de los hits ya conocidos, empezaron con un tema nuevo, bastante guitarrero y hasta noise, que quizá marque una cierta deriva hacia el tan en boga shoegaze de nuevo en alza en su segundo disco. El segundo tema, eso sí, ya fue “Time (Have I Lost My Mind?)”, uno de los pegadizos cortes de su debut.

Emma se mostró desde el principio como toda una frontwoman, bailando, subiéndose a los monitores, bajando al foso, animando al público, y soltando frecuentes agradecimientos y menciones a Sevilla (llegaron a darle una bandera de Finlandia con el logo de la banda). Mia, por el contrario, se quedó en segundo plano, secundando a su hermana a las voces cuando lo precisaba y preocupándose más bien por su instrumento. Pero no cabe duda de que forman un gran equipo que consigue crear una buena experiencia de directo.

A lo largo de la hora y poco de duración surgieron más temas nuevos, unos más bailables, otros menos, pero siempre movidos, que nos dejaron satisfechos por igual; pero los momentos más esperados fueron, evidentemente, hits como “Take Me to the Mountains”, “Gandhi” o “Cool and Bored”, que se han convertido en parte de lo mejor de la nueva ola rave-pop y neo-Madchester (si es que existen estas etiquetas). Una pena que todos los sintes y efectos vinieran programados y no surgieran de forma más natural y orgánica de manos de un teclista.

También puede achacárseles la ausencia de sus medios tiempos más reconocidos, como son “Beach Life” o “Future Me”, pero quizá tal cosa hubiera frenado algo el ritmo de un concierto que de forma natural se hizo intenso y muy efectivo; con mucha gente bailando y saltando ya hacia el tercio final. Una fiesta, vamos, que debería servir para que siguiera aumentando la popularidad de las hermanas y para que vuelvan una vez saquen su nuevo trabajo. Las estaremos esperando.

 



PUBLICIDAD