/Crónicas///

Crónica: Nada Surf - Sevilla (26/10/2012)

26/10/2012, Sevilla
7.8
Matthew Caws, Daniel Lorca, Ira Elliot, Doug Gillard
8
Fanatic, Lleno
Precio: 16,5/18 €

http://feiticeira.org/

Llenazo total nos encontramos al llegar a la difícil Fanatic: sala situada en un polígono comercial lejos de las habituales zonas de ocio de Sevilla, en el que no hay nada que hacer por la noche a no ser que vayas expresamente a un concierto. Por esos motivos, tal afluencia, abundante en comparación incluso para salas céntricas, fue doblemente sorprendente. Así que, viendo que mucha gente se arremolinaba aún en la entrada, no nos demoramos mucho fuera y, tras un rato, conseguimos un buen sitio a pocos metros del escenario mientras veíamos la actuación de Ezra Furman.

El telonero, ataviado con vestido y gafas de sol a lo Bradford Cox o Kurt Cubain, interpretó en solitario canciones de su debut “The Year of No Returning”. Su rock acústico gritón, afectado y pasado de vueltas, unido a lo insólito de su vestimenta, divirtió a algunos y desconcertó a otro, pero en conjunto parece que no fue la mejor de sus noches. Quizá si hubiese tocado algo de menos tiempo…

Mientras tanto, observamos a nuestro alrededor. Constatamos que el público estaba dividido más o menos a partes iguales entre veteranos que seguían a los de Nueva York desde los noventa y fans de nuevo cuño; aquellos que han descubierto a la banda gracias a sus álbumes a partir de “Let Go” (2002) y sus participaciones en distintas bandas sonoras de éxito. Pero realmente no hacía falta discriminar a unos con respecto a otros, ya que el trío ha mantenido una calidad media notable a lo largo de su carrera, sin apenas altibajos.

Comenzaro con dos temas de ultimísimo cuño cuando finalmente subieron: “Clear Eye Clouded Mind” y “Waiting for Something” del álbum que vienen presentando “The Stars Are Different to Astronomy”. El ambiente estuvo muy caldeado desde el mismísimo arranque, con gran cantidad de gente moviéndose al ritmo de la música por toda la sala y coreando muchas de las canciones. Había tantas ganas de Nada Surf que no tardó en formarse un pogo de buen tamaño en el centro-delantera de la sala que llegó a molestar a bastante gente. Cosas del rock’n’roll.

Aunque se esperaba que Daniel Lorca llevara la voz cantante en cuanto a comunicación con el público, finalmente fue el propio Matthew Caws, el que, con un castellano algo macarrónico, presentó las canciones, soltó chanzas y dio las gracias con más frecuencia. Al cantante y guitarrista se le vio en mejor forma que a su compañero de toda la vida mientras interpretaban canciones esperadas como “Teenage Dreams”, “Jules and Jim”, “When I Was Young” o “See These Bones” que hicieron las delicias de todo el mundo tanto por sus espléndidas melodías como por lo directo y enérgico de su ejecución. El set habitual de la gira se rompió cerca del final cuando les pidieron, cartel mediante, que tocaran “Hyperspace” de su segundo trabajo “The Proximity Effect”.

Ira Elliot a la batería y el ex-Guided by Voices Doug Gillard como segundo guitarrista también estuvieron muy acertados en sus respectivos instrumentos. De hecho, funcionó todo lo suficientemente bien como para que tuvieran que volver corriendo del camerino para interpretar “Blankest Year”, cuyo estribillo se extendió varios minutos tras diversos falsos ‘finales’. Noche de nostalgia noventera, en definitiva, pero también de celebración del presente de unos Nada Surf que sigue en la brecha de forma muy digna.

 



PUBLICIDAD