/Crónicas///

Crónica: Pains of Being Pure at Heart, The - Sevilla (11/01/2012)

11/01/2012, Sevilla
8.5
Kip Berman, Kurt Feldman, Alex Naidus, Peggy Wang, (Christoph Hocheim)
8
Teatro Central, Lleno
Precio: 15 €/18 €

La primera visita a Sevilla de los, por otra parte, ubicuos por estos lares The Pains of Being Pure at Heart se saldó con un 'No hay entradas' en venta anticipada el mismo día de concierto por la mañana, aunque luego se liberarían un puñado más en la propia taquilla, Había expectación, por tanto, para una noche que empezó bastante problemática por un problema técnico, la desconfiguración de la mesa de sonido, que impidió que la música no comenzara hasta hora y cuarto después de la hora prevista. Como anécdota, y mientras hacíamos tiempo, vimos como un servicial Kip Berman vendía sus propios discos en el stand improvisado dedicado a esta actividad dentro del recinto.

Cuando finalmente pudimos acceder al teatro en sí, nos decepcionamos al ver que las butacas estaban colocadas y por tanto iba a ser algo difícil saltar con las canciones de la banda neoyorquina. Pero lo compensó un poco el extraño atrezzo y las lámparas de caprichosa forma que confirmaban las querencias de Falso Cabaret por la farándula de corte surreal. Los sevillanos interpretaron un set de una media hora con los temas de su debut Para muchas amigas más, entre interesante y desconcertante, gracias a la ambientación y a los bailoteos sobre una tarima elevada de un showman disfrazado de militar-punk y ¿maceta mutante? glam que seguro impactó a más de uno. Punto a favor del frontman Juan D'Estrosso, que dio el concierto cojo y con muletas aparte.

Tras la retirada del circo y cambios de instrumentos de rigor, por fin subieron estos cinco jóvenes con pintas de hipsters de libro ante el aplauso unánime. Comenzaron con "Belong", tema habitual para abrir fuego en esta gira por su intensidad, para luego ir intercalando temas de su segundo álbum con muchos de su reverenciado debut y finalizar metiendo alguna rareza o single suelto. Así, “This Love Is Fucking Right!” cayó la segunda, y con las portentosas “Heart in Your Heartbreak” y “Heaven's Gonna Happen Now” ya estaba todo el público extasiado, aunque sentados en sus asientos a pesar de los intentos de Kip de que se levantara todo el mundo.

El líder y la siempre dulce Peggy Wang (lástima lo de sus, a menudo, poco audibles teclados), fueron los únicos que mostraron afabilidad, simpatía y que se comunicaron con la gente; en contraposición al resto de compañeros (salvo algún amago de Alex Naidus) que convirtieron en cierto el tópico del shoegaze: mirar al suelo, al instrumento o hacia atrás. Aún así, con esta configuración se las bastaron para lograr que, entre “Come Saturday” y “A Teenager in Love”, por fin consiguieron que todo el mundo saltara del asiento, tras algunos intentos aislados desde diversos focos de las gradas.

Lo justo para que con la reconocible batería de “Young Adult Friction” se consiguiera una perfecta comunión que ya no cesó. Y eso que siguieron varios de sus temas más desconocidos, como “Higher Than the Stars” del EP homónimo, o la canción que da título al grupo y que es una cara B, con la que cerraron por primera vez. Las persistentes palmas y los golpes sobre el suelo hicieron que Kip no tardara mucho en salir a interpretar en solitario “Contender” y, ya con la banda de nuevo, “Everything With You”; bises comunes de la gira, pero que se prolongaron para alborozo de un servidor con el precioso single “Say No to Love” y el nostálgico tema que cierra su última obra “Strange”; quizá como regalo al público sevillano por el considerable retraso citado y por la calidez desprendida, o eso queremos imaginar.

Bolo redondo en definitiva, que se saldó con efusivas enhorabuenas y gracias en ambos sentidos en el vestíbulo, donde Kip volvía a vender sus discos, ya como churros. Y de cuyo éxito creo que puede dilucidarse que hay mucho público potencial para el indie internacional de calidad en la capital andaluza; no sólo para artistas nacionales (ojo, no digo pasar de ellos, sino complementar) o para algún que otro dinosaurio en el Estadio Olímpico y dejando este tipo de banda sólo para algunos slots en Territorios.



PUBLICIDAD