/Crónicas///

Crónica: Refused - Madrid (05/10/2012)

05/10/2012, Madrid
8.2
8
La Riviera, 3/4
Precio: 22-25

http://feiticeira.org/

Tras una desangelada actuación de los madrileños Buena Esperanza a causa del escasísimo público presente en La Riviera a tan temprana hora (telonear en España a las 19.30 de la tarde no suele ser plato de buen gusto), y con el puñetazo que siempre suponen en directo los catalanes Moksha, la Sala Riviera, con una buena entrada pero lejos del lleno, se preparaba para la actuación de un vendaval llegado desde Suecia.

En estos días se cumplen catorce años de aquel mítico último concierto de Refused en Harrisonburg, Virginia. Días después de aquello la banda anunciaría en un comunicado que la banda se disolvía para no volver nunca jamás dejándonos, eso sí, el legado de su último Lp "The Shape of Punk to Come". Suponemos que no podían prever el alcance que este tendría, y la influencia con la que sacudió a todo un género como el hardcore, quizás algo encorsetado en aquellos tiempos preso de sus propios códigos. Durante años se han debido estar tirando de los pelos por no haber aprovechado el tirón que este álbum les podía haber ofrecido, pero ellos, gente muy de principios, aguantaron y aguantaron... hasta que un día decidieron que necesitaban quitarse la espina de presentar su último trabajo como este merecía. Sí, claro. 

Pero nosotros no vamos a entrar a criticar la parte cínica de todo este asunto, básicamente porque si empezásemos así pocos de nosotros, por no decir ninguno, nos podríamos salvar de la quema al mirarnos al espejo. Analicemos pues lo que Refused nos ofreció en el aspecto musical y artístico, y dejemos a un lado tanto los discursos políticos, como las críticas llenas de contradicciones que pudiésemos hacerles. 

Y es que si nos quedamos con el aspecto musical, Refused volvieron a demostrar porque la leyenda que crearon aquel Octubre del 98, tiene sentido a día de hoy. Anoche volvieron a colaborar para agrandarla ni que fuese un poquito, logrando en primer lugar dominar más o menos la sala La Riviera, famosa por reventar muchas actuaciones debido a su pésimo sonido. Segundo, porque en ganas, actitud, y ejecución, nada se le puede reprochar a la hora y cuarto de concierto de los suecos. Y por último, porque contradicciones ideológicas aparte, a la mayoría de los asistentes anoche se nos adeudaba y necesitabamos presenciar a la banda en directo, pues aunque algunos ya nos quitamos las espina en el pasado Primavera Sound, lo cierto es que cuando una banda ha sido, y es, tan importante en nuestro imaginario sonoro, solo en las distancias cortas de una sala se puede disfrutar como es debido.

Auténticos renovadores del hardcore en los 90´, no descubriremos nada que no sepamos hablando de que fue lo que aportaron estos cinco suecos. En la noche de ayer, con un repertorio basado casi por completo en "The Shape of Punk to Come", con algún desliz que nos acercaba al contundente "Songs to Fan the Flames of Discontent", la banda arrasó gracias un público entregado desde el mismo instante en que cayó de forma literal el telón, y arrancaron con un Dennis Lyxzén cautivador. Mitad glam, mitad machocore, sin duda el otrora líder de TINC es un frontman de los que ya no quedan, y aunque su repetidos bailecitos pueden llegar a ser cómicos en determinados momentos, lo cierto es que de no sudar la camisa nadie le puede acusar. Trepó por las pantallas de sonido, recorrió el escenario de un lado a otro, bajo al foso a cantar, e incluso acabó tirado por encima de un público que le sostuvo mientras este se desgañitaba aupado en su trono de rey del hardcore. 

¿Momentos a destacar? Pues con un repertorio como el que se marcaron casi que podría ser cualquiera, pero si hay que destacar algo no podemos olvidar la insigne "Rather Be Dead", el frescor que aun mantiene catorce años después "Liberation Frequency", el subidón coreable de "Summerholidays vs. Punkroutine", o los no por previsibles menos espectaculares bises con "New Noise" y "Tannhäuser / Derivè"

Un concierto seguramente inolvidable para muchos, menos especial para los que ya gritamos aquello de Can I scream??? el pasado Mayo en el Fòrum de Barcelona, y en cualquier caso para todos los allí presentes, necesario por sentir bien de cerca el directo de una banda vital en el devenir del hardcore y el punk del s.XXI. Es posible que sea mucho pedir, pero ¿qué podrían ofrecer si se encerrasen de nuevo en un estudio? Ya que sabemos que Refused no están jodidamente muertos, no estaría mal que se lo planteasen, y así quizás, dar un mayor sentido a esta controvertida vuelta a los escenarios.

 



PUBLICIDAD