/Crónicas///

Crónica: Sif Fest - Sevilla (15/06/2012)

15/06/2012, Sevilla
7.0
7
Monasterio de La Cartuja (CAAC), 200
Precio: 8/10/15 €

http://feiticeira.org/

La tercera edición del Festival Sevilla Indiferente, Panorama de la Música Independiente, ha supuesto un gran salto con respecto a la anterior. Así, ha vuelto a ser un festival que abarca dos días, al igual que la primera edición; pero además, de ocho artistas programados en 2010, y sólo cuatro en 2011, se ha pasado a nada más y nada menos que diecisiete actuaciones este 2012, casi todas ellas de grupos locales que están comenzando o con corta trayectoria, seña característica del evento.

Para poder sufragar este crecimiento, el festival ha dejado de ser gratuito y ha pasado a tener precio (aceptable); decisión (necesaria) que quizá, junto a la celebración de otros conciertos de carácter muy popular cerca del Monasterio de La Cartuja en las mismas fechas, propiciara que el público no respondiera demasiado bien y hasta la madrugada del Sábado no pudiera decirse que hubiera un medio aforo pese a lo interesante de la propuesta. Pero vayamos por partes…

Para albergar las ocho o nueve actuaciones de cada jornada, este año se dispusieron dos escenarios. En el ya clásico patio donde se instalaba el escenario pequeño de Territorios hasta el año pasado y enclave inamovible de Nocturama, se situó el Principal, y a sólo unos pasos, tras el muro que separa el recinto de los extensos jardines del conjunto monumental, se dispuso el pequeño escenario Showcase. Ambos fueron funcionando alternadamente, sabia elección dada su proximidad; celebrándose en el primero actuaciones de entre 45 y una hora de actuación, y en el showcase pequeñas muestras de 20-25 minutos de grupos nóveles o casi.

Allí inauguraron la edición Donovann, joven banda de rock cuyo cantante no paraba de animar ante un puñado de personas a las nueve de la tarde como si fuesen diez veces más; cantidad con la bromearían poco después Blacanova. Y es que ya por entonces se preveía la escasa afluencia de público debido a la coincidencia con el concierto de Fangoria, que tenía lugar a escasos centenares de metros en el Auditorio. Así las cosas, aunque el sexteto logró reunir a menos gente que la que convocaran en Malandar hacía poco más de un mes, volvieron a ofrecer un concierto impecable; picoteando de su debut pero centrándose en seguir presentando su “Cómo ve el mundo un caballo” que todos estamos ya deseando que salga.

Marvin Green ofrecieron una breve descarga de su enérgico rock cargado de groove antes de la actuación de Jonston, que coincidió con el acontecimiento que ‘desató el pánico’ el Viernes: los grifos de la barra pasaron de tener muy poca presión a ninguna en absoluto. Muchos nos perdimos una buena parte de la actuación del madrileño esperando a que arreglaran el percance; desistiendo finalmente para poder ver un rato ni que fuera de la presentación de su tercer disco, “Veo visiones”, en el que continúa por su agradable senda marcada por el indie pop y el folk. Siguieron Groove on Woods, jovencísima agrupación, sin dirección definida, que lo mismo sonaban bailables que se grababan a sí mismos en directo y luego se autoreproducían. Desconcertantes.

La de Jeremy Jay era claramente la actuación más popular de la noche y de todo el festival. Todo amabilidad y elegancia, junto a su banda ofreció un concierto que bebía tanto del pop-folk actual como de la new wave de los ochenta, llegando a recordar a The Cars en varias ocasiones. Nos deleitamos con las canciones del reciente nuevo disco, “Dream Diary” pero también con pequeñas joyas anteriores como “Gallop” o, sobre todo,“Dial My Number”. Destacar el buen sonido que hubo, no sólo en este concierto, sino en la mayoría de actuaciones.

Los desquiciantes Error 6 clausuraron el Showcase por aquella noche. El cuarteto utrerano ofreció una media hora de electro-rock machacón a dos guitarras y dos sintes, ideal para dejarnos a todos con las ganas de fiesta que La Suite Bizarre se encargaron de sublimar. El colectivo sevillano-berlinés, llenando de colorido y sudor el escenario Principal con su mezcla de glam y funk, algo entre medio de Roxy Music y Sly & The Family Stone, se encargó de cerrar de la mejor de las formas posibles la primera jornada del evento.

 

Ir a crónica del Sábado.

 



PUBLICIDAD