/Crónicas///

Crónica: Sonisphere - Getafe (10/07/2010)

10/07/2010, Getafe
8.5
9
Getafe Open Air, 23.000 aprox
Precio: 55 - 100 euros
http://feiticeira.org

SETLIST DEFTONES

1. Headup
2. My Own Summer (Shove It)
3. Diamond Eyes
4. Rocket Skates
5. You've Seen The Butcher
6. Prince
7. Sextape
8. Birthmark
9. Root
10. Minerva
11. Be Quiet and Drive (Far Away)
12. Lotion
13. Change (In the House of Flies)
14. Passenger
15. 7 Words

SETLIST ALICE IN CHAINS

1. Them Bones
2. Dam That River
3. Rain When I Die
4. A Looking In View
5. Check My Brain
6. Again
7. It Ain't Like That
8. Acid Bubble
9. We Die Young
10. Man in the Box
11. Would?
12. Rooster

SETLIST RAMMSTEIN

1. Rammlied
2. B******
3. Waidmannґs Heil
4. Keine Lust
5. Feuer Frei!
6. Wiener Blut
7. Frьhling In Paris
8. Ich Tu Dir Weh
9. Du Riechst So Gut
10. Benzin
11. Links 2 3 4
12. Du Hast
13. Pussy
    
14. Sonne
15. Haifisch
16. Ich Will

El sábado nos vimos obligados a llegar al recinto sobre las 18.00 de la tarde, por lo que nos perdimos las cuatro primeras actuaciones del día, muy a nuestro pesar, aunque nos consolamos al comprobar que en este segundo día el calor era más intenso e insufrible, cosa que nuestro cuerpo agradecería a la larga. Además este segundo día atrajo a más gente al recinto, por lo que se hizo más difícil conseguir una sombra o pedir en las barras.
 
Así que tras tomarnos la obligada cerveza de antes de empezar, comenzamos el día al igual que el primero con toques progresivos. En el escenario aparecieron los neoyorquinos Coheed and Cambria, la banda de Claudio Sánchez dio un buen concierto, son muy técnicos y una maquina perfectamente engranada, sacando los sonidos y ritmos que querían de sus instrumentos en cada momento. Tocaron temas clásicos y nuevos, aunque algunos temas son algo extensos, lo que lo hacia algo mas pesado. El grupo estuvo algo inmóvil y poco cercano, animando al respetable únicamente el guitarra Travis Stever. Destacar al batería, que nos envolvió con sus ritmos y nos movió las entrañas con su bombo. En definitiva un comienzo que nos dejo un buen sabor de boca y nos animaba para el resto del día.

Nos dirigimos al escenario principal, donde les tocaba el turno a una banda que ya he visto varias veces, siempre en festivales, y que a pesar de todo tenía ganas de ver tras su último buen disco, se trataba los alternativos Deftones. Los de Sacramento eran otra de las apuestas diversas para la clase de metal que poblaba el cartel, por lo que tocaban a una hora temprana y con el sol aun apretando. Apareció en escena un Chino mucho más delgado y con pantalones largos. Inmediatamente empezaron a descargar un tema tras otro de forma rápida y enérgica, y donde se tocaron grandes clásicos, y solo pasaron de de puntillas por su ultimo disco, lo que agrado al publico que principalmente coreo los temas mas antiguos, fue pura caña y quizás el mejor concierto de Deftones de los que he visto hasta el momento, dejándome mas que contento al finalizar la actuación.

El día continuaba y no había freno así que, volvíamos corriendo al escenario pequeño, donde le llegaba la hora a los brasileños Soulfly, el grupo de un gordísimo Max Cavalera. Fue un concierto muy potente y contundente, de metal sucio y tribal. Pero lo mejor fueron el cover de Pantera y los clásicos de Sepultura. También destacar la aparición del hijo de Max, Igor Cavalera Jr. que toco la batería en un tema.

Y por fin llego la hora de otro de los grandes, y para mí el más esperado de todos los conciertos, la expectación y nervios me invadían por ver una de las grandes de los 90, por ver a Alice in Chains. Y no fue para  menos, creo que no era el único ya que la gente estaba muy expectante antes y animada durante. Poco puedo decir del concierto, se tocaron grandes clásicos y lo mejor de su ultimo disco, y todos coreamos vitoreamos con ellos, con un Duvall entregado, que anima y que a la vez asume su papel de nuevo perfectamente, que le da mucha fuerza a los temas cuando coge la guitarra, y cuya voz es de matricula tanto en el disco como en directo. Sonaron casi perfectos, quizás las voces algo bajas. Fue un concierto mágico, una ceremonia litúrgica en la que todos comulgamos y en la que Staley estuvo presente con todos nosotros y la banda. No se si pierdo mi objetividad pero fue lo mejor del festival, donde hasta el set-list fue casi perfecto, lo único malo fue que se acabase.

Y después de tan magna experiencia me quede mas que a gusto, y me fui a por una cerveza con una sonrisa en la cara y sin mucho interés por el siguiente concierto, no así para el publico mas heavy clásico ya que era el turno de su peso pesado del día, Megadeth. El concierto fue bastante malo en cuanto ha sonido desde el principio y aunque mejoro según avanzo no llego a sonar bien en ningún momento y con un Mustaine con problemas de voz, lo que provoco perdida de interés por mi parte y que me dirigiese hacia el escenario principal antes de tiempo para coger sitio, y donde ya esperaban un gran numero de seguidores de los teutones. Sonaron los primeros acordes de “War pigs” de  Black Sabbath previos a la aparición de Megadeth en el escenario, lo que contrasto rápidamente con el primer tema de la actuación, y es que Mustaine y los suyos presentaron un set-list de temas trepidantes y rápidos con grandes clásicos, lo que agradaría a muchos de sus fans.

Y llego la hora de otro de los platos fuertes del cartel, y quizás los culpables de que este segundo día hubiese mas gente en el recinto, Rammstein. Yo tenia muchas ganas ha este concierto también, pensando y esperando que, tras haber tocado siete meses atrás en nuestro país presentando su ultimo disco, nos traerían un “set-list festivalero”, es decir, un espectáculo cargado de grandes temas de todas sus obras y no centrado en su ultimo trabajo, pero no fue así, anunciándolo de antemano mi compañero que cubría el BBK Live, donde habían tocado los alemanes la noche anterior. Para mi el concierto fue una gran decepción por ello, ya que los teutones fueron contundentes, espectaculares y sonaron muy bien como siempre, pero fue como un dejavu, ya que esto ya lo había vivido unos meses atrás en el Palacio de Deportes de Madrid. Eso si todo el que no los hubiese visto disfruto como un niño, porque sus conciertos son para ello. Así que poco mas puedo decir acerca de la actuación, fueron contundentes, marciales y poderosamente rotundos a pesar de su medido y calculado show, con un grandísimo Till como maestro de ceremonia y un divertido Flake (que navego con su lancha hinchable por encima de las masas al final del concierto) a los teclados dando el toque cómico a la marcial banda, y con un espectáculo de impresión, de lo mejor que se puede ver hoy en día en directo, siempre visualmente hablando.

El día y festival lo cerraban los nórdicos Messhugah, una propuesta más que interesante de metal extremo y técnico. A la banda sueca tenia muchas ganas de verla, pero de nuevo al igual que el primer día tuvimos que abandonar el recinto después de los primeros temas, donde pudimos apreciar el trallazo de concierto que nos íbamos a perder, y lo gran calidad de esta banda considerada de culto.

Y con esto se cerraba la segunda edición de un Sonisphere, que esperemos que se vuelva a repetir el año que viene, y donde quizás hubiese habido mas gente sino hubiesen compartido cartel con el festival bilbaino del BBK Live.



PUBLICIDAD