/Crónicas///

Crónica: Tachenko - Sevilla (25/11/2011)

25/11/2011, Sevilla
8.0
Sergio Vinadé, Sebas Puente, Eduardo Baos, Alfonso Luna
8
Malandar, 60%
Precio: 10/12 €

http://feiticeira.org/

La primera visita a Malandar de la temporada de otoño fue para ver a una promesa de la escena estatal, Malcortado, y a una banda ya asentada y con retazos de leyenda indie nacional en su haber como son Tachenko. Los primeros, una de las últimas apuestas de Sello Salvaje, abrían evidentemente para los segundos; pero aún así no dejó de sorprendernos que, puntualmente poco después de las diez, ya estuviesen sobre el escenario.

El trío canario desarrolló con solvencia las virtudes de su EP debut Villa María, que repasaron completamente, y aún tuvieron tiempo de sobra para tocar temas nuevos que suponemos irán en futuros trabajos (¿su LP de debut?) ante una sala que iba llenándose poco a poco pero sin llegar nunca al nivel del agobio. Sin mucho carisma ni contacto con el público, se valieron de profesionalidad y un buen sonido en temas que iban, sin decantarse por ninguno en especial, del punk, al hardcore melódico y el rock alternativo. Casi cuarenta minutos que no se hicieron largos, así que en cuanto estén más a gusto y sueltos en directo pueden incluso llegar a más.

Lo de Tachenko era otra historia, claro. Los de Sergio Vinadé se saben un grupo muy querido por el público, pero aún así no creo que se esperaran la efusión con que los recibió el público andaluz. Ya desde el comienzo con “Compañeros del metal”, tema que abre su último álbum Os reís porque sois jóvenes (2010), una primera fila del público y parte del centro no cejaron en demostrar su devoción por la banda zaragozana cantando, saltando y soltando bromas, pero siempre con ilusión y tino y sin molestar al grupo o al resto de asistentes.

Sergio y los suyos aceptaron complacidos los cumplidos y ruegos (para tocar tal o cual canción), y quizá por ello le echaron muchas ganas a la interpretación, que se saldó casi redonda. El ex-Niño Gusano se sabe todos los trucos de escenario y tiene el carisma necesario para comerse él solo la actuación, pero no hubiera servido de nada sin la complicidad del resto de la banda; perfectamente compenetrada pero con mención especial en la relación entre el primero y su compañero desde el los principios de la aventura Tachenko, Sebas Puente, en el juego de voces.

Así que con el buen espíritu que se desprendía de todas partes, sonaron muy bien otros temas como “El respland'Or”, “La resistencia”, “Yo no quiero sonar moderno” o el nuevo himno “Escapatoria”. Para casi el final del set oficial, quedaron su versión de “Mediterráneo” y la habitual de cierre “El tiempo en los Urales”. Pero aquí no acabó la cosa, ya que tuvieron que salir ¡dos veces! A complacer a su ya totalmente extasiado club de fans, la segunda ya para atender sus demandas musicales cuando había comenzado a sonar la música del local. Así que si nosotros salimos satisfechos, no me puedo imaginar como salieron otros.

 



PUBLICIDAD