/Entrevistas///

entrevista con Berri Txarrak

«Con nosotros la gente no ha reaccionado como “se han vendido”, sino como “se la han jugado”»
Berri Txarrak pronto comenzarán a presentar su nuevo disco “Denbora da Poligrafo Bakarra”, y unas semanas antes de que se tiren a la carretera con dicha misión, hablamos en persona con sus tres miembros sobre el pasado, el presente y el futuro de la banda de rock alternativo más potente de la península.

A pesar de todo lo logrado por Berri Txarrak en estos últimos años, ellos se siguen declarando currelas de la música. Que a las cinco de la tarde aún no hayan comido después de toda una mañana haciendo entrevistas de promo, y que dos de sus miembros estén ausentes en el primer tramo de la entrevista precisamente por estar comprándose unos bocadillos, deja claro que no mienten cuando dicen lo mucho que trabajan por y para el grupo. Comenzamos la charla con Gorka, uniéndose a los diez minutos David (Bajista) y Galder (Batería), que eso sí, deciden esperar a acabar la entrevista para hincarle el diente a la comida. Como diría cierto músico catalán de casi su misma generación, “¡rock for food!”.


 

Recuerdo que mi primer contacto con Berri Txarrak fue allá por 2001. No sé muy bien cómo llegue a vosotros, pero recuerdo tener que pedir “Eskuak/Ukabilak” por correo porque a Toledo no llegaba vuestra distribución. Luego más tarde, ya en Madrid, me acuerdo cuando tocabais con nombres secretos por todo el tema de las amenazas de grupos de extrema derecha. Y ahora no sólo llegáis a todos los lados dentro de la península, sino que Berri ha llegado hasta Asia, algunos rincones de América, gran parte de Europa… Supongo que puede dar un poco de vértigo mirar hacia atrás, pero sobre todo debe ser un gran orgullo saber que todo ello se ha logrado sin renunciar al discurso ni a señas de identidad de la banda, como el Euskera, la carga política en las letras…

Gorka: Pues sí existe algo de vértigo, sobre todo ahora que estoy haciendo el ejercicio de mirar atrás, ya que no es algo que me pare a hacer muy a menudo. Somos más de crear cosas nuevas y ponernos nuevos retos, que de mirar para atrás. Pero si que está bien de vez en cuando darle al pause y ver todo lo ocurrido. Como tú dices, me estoy encontrando a mucha gente para la que Berri forma parte de su vida y ese es el mayor de los premios. Ha sido un viaje alucinante, y lo sigue siendo, y lo más importante es que cuando a veces te preguntan si te arrepientes de algo, puedo pensar que hice ciertas cosas mal, pero sobre todo estoy orgulloso de poder decir que no me arrepiento de haber dejado algo sin hacer. Hemos viajado por todo el mundo, hemos trabajado con gente a la que admiramos, hemos conocido a muchísima gente maravillosa, llevamos casi 100 canciones, 1000 conciertos… Y de algún modo esto se ha convertido en algo que no era mi objetivo cuando empecé, pero no puedo decir que no esté satisfecho de haber logrado que la música se haya convertido en mi oficio. Y somos unos currelas, pero de algún modo no puedes no sentirte un privilegiado, una excepción casi.

 

Teniendo en cuenta vuestro enorme potencial en Euskadi, (siempre habláis de que podéis salir fuera y hacer todo lo que queréis, gracias a esa base potentísima de seguidores que tenéis allí) ¿creéis que habéis recogido la herencia del rock radikal vasco, y lo habéis modernizado en lo que ha sonido y profundidad se refiere, para ser de algún modo la música que representa a una mayoría allí?

Gorka: Entiendo lo que dices, como que se acerca a algo ya casi social. Somos otra generación, y el contexto es muy diferente, pero sí que nos vienen y nos dicen muchos jóvenes que la primera vez que cogieron una guitarra fue gracias a alguna de nuestras canciones. Entonces a nivel referencia sí que creo que somos un eslabón importante en la cadena. Nosotros tuvimos la suerte de que había una escena en Euskadi bastante establecida, pero también es cierto que ha habido que romper muchos prejuicios estilísticos. El pueblo vasco es muy nostálgico. Muy culto también, pero con mucha apetencia por mitificar los 80’. Y fue una década clave, pero después hubo una sombra en los 90’ que me parece mal, ya que dejó por el camino a muchos grandes grupos a los que nos se les hizo ni caso. Lo ocurrido en los 80’ sucedió en un contexto social y político muy determinado, y eso es imposible que vuelva a ocurrir de nuevo. Me parece bien, y está muy bien documentado, pero no se habla apenas de las décadas siguientes, y eso me parece un error a nivel escena.

 

Es posible que vosotros seáis la excepción y la cabeza visible de todas esas bandas surgidas de los 90’ para acá que no tuvieron la repercusión merecida. Y es más, en muchos casos igual hasta habéis superado a los grandes nombres de los 80’.

Gorka: No sé yo si es para tanto (risas). Esto que dices puedes suceder un poco ahora, pero a lo largo de estos veinte años no ha sido siempre así. Hemos ido teniendo nuestro público desde ya hace bastante, pero el nivel de estatus casi social del que hablamos yo no he sido consciente de que existiese hasta hace bien poco. Quizás en los conciertos de celebración del 20 aniversario, al recuperar canciones antiguas y observar como éstas se pegan a la vida de la gente, es cuando te planteas algo más la repercusión que puedes tener en su día a día. Y eso es lo más grande que hay.

 

El proyecto de veinte canciones como homenaje a veinte años de carrera, ¿en qué momento surge? Y una vez planteado ¿no hay algún momento de flaqueza y de echaros para atrás por lo faraónico del proyecto? Recuerdo que en mayo de 2013 os entrevistamos vía mail y cuando te preguntaba por el siguiente paso de BTX, cito textualmente, decías: Me cuesta mucho tomar decisiones y a veces uno siente el desgaste de los años, pero confío en las corazonadas a nivel musical, así que será lo que tenga que ser. De momento no hay planes de futuro concretos más allá de los conciertos programados.

Gorka: (Risas) Yo, de verdad que no es una pose, cada fin de gira acabo muy cansado. Vas acumulando cosas en la mochila, y a veces cuesta volver a reactivarte. Necesitas ponerte un reto, o que te salgan dos canciones que de repente te digan “Hostias, qué guapo, por aquí vamos bien”.

 

Y de dos canciones a un disco triple solo hay un paso.

Gorka: (Risas) Sí, una vez puestos nos liamos la manta a la cabeza. Pero no fue premeditado. Esa entrevista con vosotros ¿cuándo fue?

 

En primavera del 2013.

Gorka: Claro, pues todo esto del disco triple se nos ocurrió a finales de año. Cuando acabamos la gira de “Haria”. Siempre los finales de gira son un poco raros a nivel personal. No tienes nada nuevo que ofrecer, llevas un show totalmente estructurado del que estas algo cansado. Y también pesa el cansancio físico, pero tienes algunos conciertos aún por dar y tienes que darlo todo. Berri lleva una velocidad de crucero difícil de aguantar, lo cual es bueno porque quiere decir que la gente está pendiente de lo que haces, pero a la vez cada paso que das es importante y crucial, y va pesando.

 

(Hacen aparición los otros dos miembros de la banda.)

Ahora que ya estáis todos, y hablando un poco más en concreto de “Denbora da Poligrafo Bakarra” ¿Se os pasó por la cabeza publicar los tres trabajos como Ep’s independientes al estilo de lo que en su día hizo por ejemplo Thrice, o tuvisteis claro que iba a salir como disco triple? Lo digo por lo arriesgado de publicar tantas canciones de golpe en el momento de consumo musical en el que estamos.

David: Lo cierto es que al principio no teníamos muy claro que hacer, pero sí que estábamos de acuerdo en llevar a cabo algo diferente. Lo fuimos hablando, y primero surgió lo de 20 años 20 canciones, que nos pareció una buena idea. Una vez empezamos a trabajar el concepto pensamos que sería mejor separarlas en tres trabajos, y aprovechando lo camaleónicos que somos en cuanto a gustos, pues fue cuando surgió lo de hacerlo con tres productores intentando trabajar estilos diferentes con cada uno de ellos. No nos paramos a pensar mucho en la locura que esto podía suponer hoy en día.

Gorka: Sí hubo algún momento que se barajó la posibilidad de sacarlos de forma escalonada, pero al final nos pareció demasiado tinglado.

Galder: Además, pensamos que podía dispersar demasiado la atención de la gente. Estábamos en unos meses muy activos, y quisimos huir del clásico recopilatorio o disco en directo para celebrar el 20 aniversario. Nos veíamos con ganas y confianza, y después de tres años de gira, nos apetecía meternos en el local y crear canciones. Y casi que lo peor fue tener que parar para hacer los conciertos de celebración.

David: De alguna forma, queríamos hacer una celebración del pasado, pero mirando al futuro. Diciendo esto es lo que somos.

 

Otro de los grupos que también hizo en el pasado algo similar a lo vuestro fue Standstill con su “Adelante Bonaparte”. Precisamente a un músico de esa banda, Ricky Falkner, recurristeis para grabar uno de los discos que integran “Denbora da Poligrafo Bakarra”. Por ser musicalmente el más opuesto a Berri Txarrak de los tres con los que habéis trabajado, es el que mayor curiosidad me despierta sobre cómo fue grabar con él.

Gorka: En veinte canciones vimos que nos daba tiempo a experimentar al menos en uno de los discos. Lo de Ross Robinson teníamos claro cómo iba a funcionar después de haber grabado con él “Haria”. El tema de Bill Stevenson lo quisimos orientar a hacer temas punk de dos minutos. Y la tercera pata del taburete queríamos que fuese la que sorprendiese a la gente, y también tener nosotros mismos la valentía de hacer algo que nos supusiese un reto. De los nombres que barajamos ganó la opción de Ricky, y creo que hemos acertado de lleno porque hemos congeniado y han salido unos temas muy redondos. Su forma de llevarlo nos ha gustado mucho, y si ya de por sí íbamos muy abiertos, él se ha involucrado mucho también en el proceso de productor.

 

Todo lo contrario que Albini en su día.

Gorka: Totalmente. Ricky propone un montón de cosas, y muchas de ellas a ti no se te ocurren porque su bagaje musical viene de otro lado.

Galder: Hace la canción un poco suya, se mete de lleno.

David: Domina mucho su género, y dentro de ese indie en el que él se mueve, nos ha abierto muchos caminos que es posible que nosotros no hubiésemos investigado.

Gorka: Para él fue también muy atractivo, porque le apetecía salir de todo lo que estaba haciendo día a día, y verse como un productor capaz en otros terrenos le vino bien.

 

Con todo, y aun habiendo matices sobre todo de producción en sus canciones que las diferencian de los otros Ep’s, para mí, si apareciesen mezcladas las veinte, creo que no me chocarían las unas con las otras. Personalmente, al escuchar el adelanto “Lemak, Aingurak” pensé que el giro sería mayor, pero finalmente no veo tanta ruptura. Con esto quiero decir que quizás hay algo en vuestro sonido tan personal que da igual que os produzca un punki en Denver, que un metalero en L.A, que Ricky en Madrid.

David: (Risas) Fue como una especie de provocación lo de sacar “Lemak, Aingurak” como single. Sabíamos que era la más diferente y dijimos, ¿a ver qué pasa? Pero sí, sobre lo que decías de mezclarlas todas y que tampoco chocasen demasiado, es curioso que muchos de nuestros fans más rockeros son los primeros que están viniendo a decir que el Ep de Ricky es el que más les ha gustado.

Galder: Teníamos claro que no queríamos que fuese un simple ejercicio de estilo. Las canciones tenían que ser buenas y sonar a Berri. Si hay un buen tema luego se puede experimentar en el estudio, pero la base era primordial que fuese de calidad.

David: El productor agradece cuando una canción llega con una buena base, porque de esta forma él se puede centrar directamente en tratar de vestirla.

 

Si tuvieseis que definir con una sola palabra o una sola frase cada uno de los Ep´s de forma individual, ¿Cuál sería ésta? 

Galder: El de Ross denso e intenso.

Gorka: A mí se me hace difícil sacarles del proyecto global, pero diría que el de Ricky es valentía y riesgo. Y es curioso porque a cualquier grupo de metal que se metiese a hacer pop lo tacharían de vendido, pero por alguna razón con nosotros la gente no ha reaccionado como “se han vendido”, sino como “se la han jugado”. Creo que eso habla muy bien de la confianza que tiene nuestro público en nosotros. Y el tercero de Bill es frescura, espontaneidad y energía. Veníamos marcados por la densidad que le había dado Ross al primero, y por la duración más alargada del de Ricky, que había vestido las canciones muy bien con teclados y demás, por lo que en el tercero tocaba ir a machete. Sin perdernos en la producción, canciones de dos minutos, y que sonasen tal y como entraron al estudio.

 

Parece ser que hoy en día los textos es lo que más te cuesta llevar a cabo, Gorka. ¿En este caso crees que los años juegan más en contra que a favor debido a qué te vuelves más exigente a la hora de elegir tus palabras?

Gorka: De unos años para acá le he ido dando cada vez más importancia a las letras. Para que una canción tenga recorrido necesita una buena letra. Berri siempre ha sido un grupo muy musical, prevaleciendo la música por encima de la imagen o de cualquier otra cosa. No me arrepiento de que haya sido así, pero también es verdad que dentro de la música, y de la canción, está la letra, y para mi han cambiado los porcentajes de relevancia. Si antes era un 70% de importancia a la música, y un 30% a la letra, hoy casi que te diría que es un 51% la letra. 

 

Sin ser un disco íntegramente político, la carga social y comprometida está muy presente sobre todo el primer y último tramo del álbum, y no de una forma muy optimista. ¿Tan mal ves el panorama? ¿No esperas que formaciones como Podemos en el conjunto de la península, o las izquierdas autonómicas que cada vez cuentan con mayor presencia en Esukadi o Catalunya, puedan regenerar de algún modo todo lo podrido que se ha gestado por aquí en las últimas décadas?

Gorka: Es como si estuviésemos a las puertas de, pero no sé si realmente se trata de creer que algo de verdad pueda cambiar, o es más bien el querer que así sea. Ir a peor, desde luego, sería muy jodido, porque en muchos aspectos pasaríamos a un fascismo puro y duro, pero a mí no me gusta coger la bandera del optimismo porque no sirvo para eso. Hay algún destello en algunas canciones que si que hablan de forma optimista de lo que la creatividad y la cultura pueden aportar para un posible cambio. Pero por lo demás no puede ser algo impostado, y si no lo creo 100% no creo que tenga la obligación de coger esa bandera.

Galder: Yo creo que más que pesimista, son realistas. Te ponen ante un espejo que muchas veces no queremos reconocer, pero que está ahí, y si ayudan al reconocimiento de estas realidades, creo que se convierten al final en algo positivo para quién las escucha. 

Gorka: Se trata más de poner el foco en donde duele, y a su vez es también auto focalizar en cada cual lo que no hacemos bien. Se trata de un disco que habla de la inacción, y ahí entramos todos.

David: A veces nos convertimos todos en meros espectadores que ante tanta sobreinformación nos limitamos a cambiar de canal cuando más nos conviene. De esa inacción que habla Gorka no se libra nadie, y es un poco por ahí por donde incide este disco.

 

Volviendo al tema del 20 aniversario, lo estáis planteando todo el rato como un nuevo renacimiento del grupo hacia cotas aún mayores, y del mismo modo os hartáis de repetir que hoy la formación es más fuerte que nunca y que el concepto de trío está más que instaurado y que así va a seguir siendo. Además, Gorka, siempre incides en que los otros dos miembros son tan parte de la banda como tú y que Berri es un todo global. Pero haciendo balance, como único miembro original del grupo, y mirando atrás aunque sea solo por un instante, ¿no te entra en algún momento un punto de nostalgia pensando en aquellos que empezasteis con la banda; en Aitor, Jon o el rubio, y te dices a ti mismo: veis como merecía la pena el esfuerzo y el sacrificio que esto conllevaba?

Gorka: Sí, claro. Me acuerdo mucho. Fueron muchos años, y con ellos fue con quienes empecé. Muchísimas experiencias, conciertos, discos… y eso siempre estará ahí. Me acuerdo, claro que sí. Pero es lo que te decía antes, la nostalgia no lleva a ningún lado. Cada cual toma sus decisiones en cada momento y a los que seguimos nos toca apechugar. 

David: De todos modos yo, desconociendo totalmente las razones que llevaron a decidirse a Oreja o a Rubio, creo que cuando alguien toma una decisión la toma por su bien. Quiero creer que no se han arrepentido. Y a mí me ha costado, y me cuesta, asimilar el decir “hostias, como dices a esto que no” o “cómo te rindes”…  pero sinceramente no creo que sea esa la reflexión final. Creo que cuando alguien toma una decisión es porque realmente necesita un cambio, y a día de hoy a mi me cuesta entenderlo, pero quién sabe si mañana van a existir razones que pesan más que lo hoy considero imprescindible para mi vida.

Gorka: Son decisiones muy entendibles porque yo mismo he tenido la tentación también de dejarlo. Berri lleva esa velocidad de crucero que te da mucho, pero que también te exige mucho, y hay que tener las cosas muy claras para seguir. Luego también está el contexto de cada uno, las prioridades en un momento dado, el desgaste… Y luego está algo que Oreja decía, y que era algo así como “es que yo ya he hecho en la música mucho más de lo que esperaba”. Es totalmente respetable llegar a esa conclusión. Yo con un cuarto de lo que nos ha ocurrido también me hubiera contentado, y no esperaba todo lo que ha ocurrido después, pero el caso es que para mi hoy Berri son veinticuatro horas al día… o veinticinco.

Empezáis pronto una gira muy extensa para finales de invierno y primavera, ¿planeáis volver a salir fuera de España? 

David: Tenemos algunas fechas en Francia ya, y luego hacemos una mini gira por Alemania.

Gorka: Que igual no es tan mini, porque van saliendo cada vez más fechas. Ya van como ocho por allí.

David: De momento solo hemos anunciado hasta mayo, pero no acabaremos ahí. Irán anunciándose más cosas más adelante.

 

¿Y el tema de los festivales como se presenta? ¿Se abren nuevas opciones en festivales en los que no hayáis tocado? Lo digo porque a veces cuesta entender que un grupo del tamaño de Berri Txarrak, que se mueve en los géneros que os movéis, no tenga cabida en determinados festivales donde si tocan bandas internacionales más o menos cercanas a vosotros.

Galder: Lo dices por Shellac en el Primavera Sound (risas)


Sí, o por Refused allí mismo, o por At The Drive In en el FIB, o por muchos otros ejemplos. Incluso el BBK que es en Euskadi. 

Gorka: En el BBK tocamos pero hace ya muchos años.

David: De todos modos no es algo que esté en nuestras manos. No es que no queramos tocar allí, estaríamos encantado desde luego. 

Gorka: Yo coincido contigo como oyente en que no estaríamos fuera del tiesto en el Primavera Sound, en el Dcode… De hecho nuestro punto camaleónico nos ha permitido tocar en festis que van desde el Viña Rock, al Resu, pasando por el Cruïlla, que es algo así como muy ecléctico. Pero claro, luego el cómo funcionan por dentro los festivales es otro tema…

Galder: Muchas veces funcionan por sellos, por paquetes de grupos…

 

Ya, entiendo… Y para ir terminando un repaso a las otras bandas de las que habéis formado parte. Gorka, ¿hay alguna posibilidad de que Peiremans vuelvan a asomar la cabeza en el futuro o BTX te exige demasiado a día de hoy?

Gorka: (Risas) Ahora mismo no hay nada, pero joder, el año que viene creo que haría diez años. Sería guay (risas)

 

¿Dut o Kuraia, Galder?

Galder: No, no, nada en principio.

 

¿Y Cobra?

David: Nosotros parados del todo no estamos, pero entre yo con Berri, y luego Ekain con Dinero, pues vamos haciendo lo que se puede. Sin mucha pretensión, cuando nos mola, y como nos mola.

 

Oye, y no puedo no preguntarte, Gorka, por el nuevo disco de Weezer. Como fan reconocido que eres, ¿cuál es tu opinión?

Gorka: Pues me creé demasiado hype con las reacciones de la gente y la prensa cuando salió, y luego no me pareció para tanto. Pero no está mal, y seguramente es lo mejor que han sacado en los últimos diez años.

 

No es lo mismo sin Matt Sharp ¿no? Por cierto ¿sigues teniendo relación con él, o con Tim de Rise Against, con quienes colaboraste en el pasado?

Gorka: Sí, con ambos. Con Tim más, pues sigo teniendo bastante contacto con él. Gusten más o menos sus últimos discos, todo lo que han logrado con Rise Against lo han hecho a base de trabajo y se lo merecen, además de que son muy buenas personas.

 

Y ya que estamos a finales de año, la típica pregunta de ¿qué recomendaríais de este año 2014 a nivel musical?

Gorka: Yo el de Antemasque. Había perdido un poco la esperanza en Omar y Cedric, pero la verdad es que al final el disco me ha gustado mucho.

David: Yo he descubierto hace poco a Viva Belgrado, y me han flipado mucho. Me gustaría verles en directo.

Galder: A mí me ha gustado mucho el de Biznaga, que no sé si es exactamente de este año o de finales del pasado, pero me ha parecido muy bueno.

 

 


Con estas recomendaciones, y deseándonos mutuamente mucha suerte, finalizamos la entrevista. Comenzaba de esta forma su hora de la comida, la cual les iba a hacer falta para recobrar fuerzas de cara a la larga tarde de promo que aún les quedaba por delante. Siempre es un placer hablar con una de las bandas con las que uno ha crecido, pero ver la cercanía y el grado de normalidad absoluta de sus miembros, es casi más enriquecedor que el componente de admiración musical de todo este tiempo. Por muchos años BTX.