/Entrevistas///

entrevista con Disco Las Palmeras!

«Queda mucho por hacer, estamos experimentando mucho, no podríamos decir en qué sentido va a ir»
Con sólo un disco, los lugueses Disco Las Palmeras! se han colocado en la primera línea del noise y del rock más contundente dentro del indie nacional. Aprovechando su participación en el PortAmérica hablamos con ellos sobre su directo, la escena gallega y su próximo trabajo, entre otras cosas.
Julio, 2012
| por Raúl Rey

El disco ya tiene un tiempo y parece que aguanta el tirón, ¿no? La gira os sigue llevando por salas y festivales, hace nada estuvisteis en el Jamón Pop, estaréis en PortAmerica, etc. Vamos, que le habéis sacado buen provecho ¿no?

Sí, está teniendo una vida muy larga, nos ha llevado por casi todo el país, llevamos casi dos años de gira... ahora estamos compatibilizando los conciertos con preparar el nuevo disco, ya estamos trabajando duramente en él, para luego sacarlo y empezar de nuevo el bucle...

 

El álbum fue todo un impacto, empezando por esa portada y siguiendo por canciones y letras muy incisivas. ¿Sabéis ya si el segundo tomará tintes más lentos? ¿O menos ruidosos?

Queda mucho por hacer, estamos experimentando mucho, todavía no podríamos decir en que sentido va a ir, hay mucho material y muchos frentes abiertos, tenemos que concretar.

 

¿Barajáis ya alguna fecha para su salida o para entrar a grabarlo?

No, todavía no, probablemente entraremos en el estudio en este año, pero no queremos ponernos plazos, cuando estemos contentos con lo que tenemos nos meteremos a grabar.

 

¿Seguiréis con Matapadre? Suponemos que tras estos meses de relativo éxito habréis tenido ofertas, no sé si de multis pero igual de sellos indies más grandes.

No tenemos interés en cambiar, las cosas se están haciendo muy bien en nuestro sello.

 

Vuestro sonido tiene una componente ruidosa importante y esto en directo se nota. ¿Es complicado calibrar este ruido en vivo? ¿O preferís sonar cuanto más altos mejor aún sacrificando matices?

Quizá sí, tenemos una lucha constante con los técnicos para que entiendan lo que buscamos, en realidad queremos sonar altísimo y de puta madre, una cosa no quita la otra.

 

Siempre os sacan influencias extranjeras típicas, pero también se os emparenta con gente de aquí como Triángulo de Amor Bizarro, Nudozurdo o Los Planetas. ¿Os gustan u os veis más o menos reflejados?

Nos podemos sentir más o menos afines en algunos sentidos y diferimos de ellos en otros, no nos sentimos incómodos, pero nos lo han dicho muchas veces y es un poco reduccionista de más.

 

Respecto a TAB y siendo paisanos ¿como veis su evolución? Parece increíble que una banda de la periferia con ese sonido tan complicado haya llegado en este país a poder vivir de la música. ¿Sería vuestro fin alcanzar un equilibrio similar?

No se les puede criticar nada, ni artísticamente ni en su actitud. Tiene lo que se merecen. Para notros siempre ha sido un objetivo vivir de esto, puede que sea difícil, pero nos negamos a pensar que sea imposible.

 

Desde un comienzo llamó la atención vuestra ausencia de bajo y la inclusión de una cuerda de bajo en una de las guitarras. ¿Cómo llegasteis a este “invento”?

En realidad hubo muchos experimentos y no es la única solución que adoptamos, también usamos octavadores y otros métodos, la intención era ser un trío y sonar como un batallón, así que hicimos muchas pruebas, pero en realidad la primera idea del “invento” surgió experimentando en casa con una guitarra eléctrica enchufada a un 5.1 para ver películas.

 

Sorprendisteis también por vuestras letras, por ejemplo narrando un atentado desde dentro en “La Casa Cuartel”. En sí ya parece raro que sorprenda una letra que se sale de lo normal, siendo la música una expresión artística. ¿Tan relegada a un segundo plano está hoy la lírica en el pop?

En general sí, sobre todo en la temática, estamos un poco hartos, del “me dejó mi chica...”, hay cientos de grupos que no han hecho otra cosa, no sé, falta comerse un poco más la bola, aunque también hay grandes excepciones.

 

Parece que la escena gallega está despuntando un poco, en el sentido que se empieza a prestar atención a grupos más ruidosos o experimentales, generalmente alejados del típico indie-pop que siempre ha dominado el panorama nacional. ¿Cómo se vive desde allí?

Creo que es muy excitante, salen grupos constantemente y muchos de ellos merecen mucho la pena, supongo que es así como nace una gran escena, ojalá sea así, no gustaría vivir algo así, ¿a quién no?, pero el gran “pero” es el público, que todavía está más pendiente de los mismos grupos que llevan dando la brasa los últimos 10 años, sé que es un tópico, pero ya cansa lo del concierto mítico para 10 personas...

 

Ya al margen de Galicia, lo cierto es que parece que hay últimamente grupos, como Lüger, edredóN, Betunizer, Fasenuova, La Débil, Pegasvs, Lisabö, etc... que están llamando la atención con propuestas más incómodas de lo habitual y desde distintos puntos de la península. ¿Os veis un poco dentro de esa tendencia?

Supongo que desde fuera puede parecer que sí, aunque nosotros no lo vemos muy así tampoco, nos vemos bastante al margen de escenas, evidentemente somos gallegos y nos podemos sentir dentro de unos márgenes que no podemos negar, pero no hay un grupo hermano o un colectivo al que no sintamos especialmente conectados, vamos bastante por libre.