/Entrevistas///

entrevista con Marx

«Si mezclar múltiples elementos, de procedencia diversa y naturaleza heterogénea, [...] es moderno, entonces somos supermodernos»
Llegados de diferentes bandas de la escena alicantina, Marx buscan con este debut abrirse un hueco en la saturada escena con un discurso diferentes a la mayoría. Con el DIY por bandera, Marx (por Groucho, no por Karl) arrancan una aventura que tampoco les importa demasiado hasta donde les pueda llevar...
Marzo, 2013

Marx debutan con este “Das Emotional”, pero para nada son novatos en esto de la música. ¿De dónde venís los diferentes integrantes en lo que a trayectoria musical se refiere?

Hemos tocado en muchas bandas de la pródiga (pero desconocida) escena alicantina, pero no importa de donde venimos, créeme. Importa a dónde vamos. No renegamos de lo hecho, ni muchísimo menos: estamos muy orgullosos. Pero tan sólo nos interesa el futuro porque, como solía decir Woody Allen, es el lugar donde vamos a pasar el resto de nuestras vidas.

 

¿Por qué ese título? Teniendo en cuenta el nombre de la banda, y el guiño a “Das Kapital” de Karl Marx, alguien puede pensar que sois afiliados al PCE, hecho por el cual no pasaría nada e incluso estaría más que bien a mi entender, pero sería extraño tal posicionamiento político en el adormilado territorio del indie patrio.

Al oír (o leer) MARX, todo el mundo piensa en Karl, y no en Groucho; es curioso. Por otra parte, se entiende “Das Emotional” como un guiño cómplice a “Das Kapital”, cuando es una broma dadaísta: la ironía está en que reivindicamos lo emocional como eje de la vida personal y social, en lugar de lo material (como hacían tanto Karl como sus enemigos de clase, los capitalistas). Creemos que ahí radica la verdadera revolución: en pensar en otros términos (“arriba y abajo”, “delante y detrás”, etc..), en lugar de “derecha e izquierda”. Nosotros consideramos que no estamos inmersos en una crisis económica ni política; estamos inmersos en una crisis de valores. Por eso reivindicamos el slow life y lo emocional. Y no somos hippies.

 

¿Os consideráis una banda política, o preferís indagar por una vía revolucionaria más cercana a lo cultural, o incluso más bien establecida y reivindicada en el día a día personal de cada individuo?

Toda banda es política, aunque crea que no lo es. La inacción también es una posición política, aunque esté basada en la pereza o el desconocimiento. Pasa como con las personas: al permitir que persigan a tu vecino y lo eliminen, eres tan culpable como el que los persigue (recuerda la cita de Martin Niemöller erróneamente atribuida a Bertolt Brecht); no votando te estas posicionando, lo hagas conscientemente o por dejadez. Y que conste que soy de los que no votan, en mi caso, conscientemente.

En ese sentido, el no posicionamiento del “adormilado” (sic) indie patrio al que aludías antes supone la constatación manifiesta del páramo de ideas en que está inmerso: salvo excepciones, nadie tiene nada que contar. En España, actualmente es muy difícil encontrar un concepto detrás de un disco, tema o banda. En Los Planetas, Nacho Vegas, Toundra o Sr.Chinarro hay concepto, (que te podrá gustar o no, pero existe), y no veo ningún otro en la mayoría de bandas; solo pose y negocio. Y se supone que el arte tiene como objeto esencial el contar algo, el crear y mostrar planteamientos vitales, éticos o estéticos, propios, ¿no?..

 

En gran medida no puedo estar más de acuerdo… pero cambiemos de tercio. Hablando del apartado musical, hay un gusto evidente por la épica en casi todas las canciones, ¿qué bandas son las que más os han marcado a la hora de buscar esa grandiosidad en las composiciones?

Cierto. La épica, en música, literatura o cine, busca la exaltación de ciertos valores conectados con lo emocional mediante el empleo de elementos audiovisuales. Y a nosotros nos gusta crear –o recrear- estados de ánimo con nuestras canciones. Implicar emocionalmente a la gente en lo que proponemos. Eso es totalmente cierto. Y en ese sentido estaríamos tan conectados con Ludwig Van Beethoven (o la música clásica en general), como con gente tan diversa como John Coltrane, Miles Davis, Neil Young, Can, Kraftwerk, Arthur Russell, Pearl Jam, My Bloody Valentine, Sigur Rós o Mogwai. Digamos que buscamos una grandiosidad íntima.

 

¿Qué época musical consideráis que es la más importante dentro del sonido de Marx? Yo deduzco un gran gusto por los 80´, pero también creo que en conjunto el disco suena muy actual y moderno, en el buen sentido de la palabra.

Gracias. Uf… es difícil, porque somos un grupo intergeneracional (entre los 25 y los 47 años de edad) con referencias muy diversas. Pero podemos intentar diseccionar…a ver… “Lisboa” es una fanfarria a lo Pascal Comelade, pero con bandurrias. “The Fight” es Jazz catártico –a lo Tortoise- mezclado con Mogwai y cantata medieval. “Still need a Skateboard…” es Pavement mezclado con Beach Boys. “New Life” es los Depeche Mode de Vince Clarke con un arpegiado de guitarra a lo Bauhaus. “No-Art” es Jesus&Mary Chain y New Order mezclados con un final Pearl Jam. En “(I hate) Supertramp” se encuentran Wilco, Neil Young, The Edge y Ennio Morricone. En “On Being an Angel” se respira Michael Nyman. Bueno, si el hecho de mezclar múltiples elementos, de procedencia diversa y naturaleza heterogénea, combinándolos sin prejuicios, es moderno, entonces somos modernos. ¡Supermodernos!

 

¿Hasta qué punto marcan las personalidades de la cultura pop a las que homenajeáis (desde Pessoa, a Pollock, pasando por Mickey Rourke) las canciones que les habéis dedicado?

Como implícitamente te decía antes, nosotros, a diferencia de la mayoría de las bandas del panorama nacional (salvo excepciones, insisto), sí que tenemos algo que contar. Nuestro disco no es un fin en sí mismo, sino un medio para transmitir las cosas que queremos contar, o que simplemente nos interesan. En ese sentido es un disco conceptual que gira en torno a la idea de éxito que ha impuesto el sistema, y que ha resultado ser un desastre. A los ojos de todo el mundo están los resultados…

Para nosotros tener éxito en la vida no consiste en ser famoso, o tener dinero; consiste en vivir la vida elegida y no la impuesta; consiste en priorizar el pensamiento creativo al reproductivo; consiste en aportar algo creado con el corazón. Por eso reivindicamos la figura de todos aquellos genios creativos inadaptados que priorizaron lo emocional sobre lo material; los bellos perdedores.

 

Siento curiosidad por cómo habéis llegado a elegir algunas de las dedicatorias. Por ejemplo me llama la atención mucho la del los Gypsies Supporters Trust de “Bohemian F.C”. ¿Cuál es la historia que lleva a que elijáis dicha dedicatoria?

El que hoy día un equipo de fútbol (el mayor negocio deportivo del ámbito planetario) todavía tenga una fuerte componente amateur y vinculado (en jugadores e hinchada) al lugar de origen, es todo un hito. Es la excepción –romántica- que confirma la regla de un mundo trufado de famoseo, especulación, pan-et-circensis, y alienación, y donde el sentido local de representación del equipo de fútbol se ha perdido para siempre. Si a eso añadimos que el equipo se denomina “Bohemio”, y sus seguidores “Gitanos”, es sencillamente perfecto. Una flor de loto en una enorme ciénaga. Lo único parecido que conozco es el St. Pauli de Hamburgo.

 

También me interesa “I Still Need a Skateboard to Balance My Life”, la cual dedicáis a Jay Adams. ¿Practicáis el skate alguien en la banda? ¿Cómo se os ocurre?

Bueno, sabrás (por las mochilas, camisetas y tablas con sus nombres que llenan las tiendas) que Tony Alva y Stacy Peralta son dos referencias old-school en el skate. Al que quizás se conozca menos es a Jay, el otro vértice de esa santa trinidad conocida como “Z-boys”; los pioneros del skate en la california de los 70. Jay se quedó fuera del negocio, outsider total, y hoy día es reconocido como “el skater puro”. Una paradoja romántica.

El titulo viene de un adhesivo que vi en el aseo de un bar de Hamburgo, que simplemente ponía “todavía necesito una tabla de skate para equilibrar mi vida”. En ese momento, con mas de 40 años, tras más de 20 sin, había vuelto a montar en una tabla e iba los findes al Parque del Oeste de Madrid, con los amigos de Subter y del MOSS, y pensé…mmm… exactamente es esto lo que me pasa. Jajajaja

 

Habláis mucho de mirar al interior en vez de la exterior, y de dejar que sea lo emocional lo que prime sobre la fachada y sobre lo material, pero ¿cuál es el modo según el cual se puede llegar a lograr algo de eso, viviendo en pleno s.XXI? ¿No suena por desgracia como algo casi utópico?

No creo que sea utópico: en Finlandia, y en los países escandinavos en general, es una realidad; un modo de vida. No oyes hablar de ecología en los medios ni a los políticos; no hablan de ecología… son ecologistas. Su sentido de la vida, (personal y familiar) su sentido de la comunidad, del uso del tiempo y de los recursos materiales (lo que se conoce como slow life) es algo de lo que creo podemos aprender. Es una actitud personal y colectiva.

Incluso en el mundo del arte, y de la música en concreto, hay gente que demuestra que es posible: Johnny Cash, Neil Young, Nick Cave, PJ Harvey… es gente auténtica; obviamente vinculada a la industria musical, pero con una posición ética y estética ante la vida radicalmente diferente a la de las megaestrellas del mainstream. Auténticos, como lo son Los Planetas aquí en España, a mi modo de ver.

 

Alegáis por la autogestión y el Hazlo Tú Mismo como filosofía de vida, y modo de funcionamiento, pero al final en un mundo tan mercantilizado ¿creéis que es posible salir adelante, y que una propuesta, ya sea cultural, ya sea vendiendo melones, tenga la difusión necesaria para servir como modo de ganarse la vida?

Nosotros hemos compuesto, grabado, editado, producido, diseñado y publicado nuestro propio disco. Haciéndolo todo nosotros. Todo; aún sacrificando calidad. Y no hemos tenido la poca vergüenza de convocar una sesión de crowdfunding y pedir 30.000 euros (como hacen muchos cineastas, e incluso cantantes consagrados). Hemos preferido, en lugar de expoliar a nuestros amiguetes y familiares, hacer lo que pudiéramos con nuestros pobres medios y ofrecérselo a ellos y al mundo. Y el que quiera que lo compre, sin presiones.

Para nosotros el crowdfunding es como los bodorrios en los que, dentro de la propia invitación viene indicada la cuenta corriente en la que has de ingresar la pasta. Una perversión camuflada de corrección política, como todo el rollo de las ONG´s. Tal vez porque para nosotros realizar una propuesta creativa (como ser solidario) no puede ser algo vinculado a lo material, al menos en origen. Tal vez sea porque no estamos en esto para vivir de ello (que gran disco, el “In it for the Money” de Supergrass!!).

 

¿Cómo está el tema por Levante en lo que a escena musical se refiere? Se habla mucho de Madrid y Barcelona, pero en la realidad parece que donde de verdad se valoran las cosas por su fondo y no por su forma, es en provincias y ciudades, con grandes poblaciones, pero sin ese aura de creerse el centro de todo. Se me ocurren ciudades como Málaga, Gijón, Granada, o incluso pueblos de Girona o Badajoz… ¿Hay un movimiento de bandas consistente en Alicante, que es de donde vosotros venís?

Levante es hedonismo….tecno (antes de que los New Order desembarcaran en Ibiza), excelentes arroces, sol todo el año, y también amor al arte. Hay miles de bandas. Como le dije una vez a Jesús Ordovas (que me hizo exactamente la misma pregunta que tú), no ha habido nada después de Mediterráneo (aquel grupo que triunfo en los 80) porque en Alicante no ha habido nunca escena, como sí que la ha habido en Granada, Gijón, A Coruña u otras capitales de provincia.

Apostaría a que hay más grupos por habitante en Alicante que en esas ciudades, e incluso que en Madrid o Barcelona, y hay propuestas excelentes, pero es como si la gente lo hiciera para ellos mismos, por el puro placer de hacerlo, de espaldas al mundo… nuestra incapacidad para organizarnos y articular una escena, o generar una industria, es proverbial. Bueno, tal vez forme parte de nuestro encanto.

 

Y de aquí a los próximos meses, ¿qué podemos esperar de Marx? ¿tenéis fechas ya cerradas, algún proyecto de gira…?

Algunos de nosotros estuvimos diez años juntos hasta grabar nuestro primer disco (éste). La actual formación de MARX estuvimos dos años grabando (DIY) hasta poder ver la luz. Tras la grabación se integró como multiinstrumentista Mireia, que ha sido una bendición y nos ha dado un plus de intensidad.

Todo ha sido un largo proceso trufado de retos, dificultades y satisfacciones. Esto es como el viaje a Ítaca de Ulises: no importa Ítaca, lo que importa es el viaje; así nos lo tomamos. Como dice un amigo alemán, “the plan is no plan”. Por ello vamos a ir sobre la marcha, como hicimos siempre. Mirando hacia delante, y trabajando sin pedir nada a cambio, como te dije en varias respuestas anteriores.

Somos proactivos, tenemos fe en lo que hacemos y lo hacemos de todo corazón, así que la recompensa ya está contenida en el propio trabajo. Y si de todo ello se derivan conciertos (el directo es algo que estamos trabajando y queremos destacar, pues va a ser una reinterpretación del disco, mucho mas potente y noise), pues bienvenidos sean. Y si la gente disfruta con ello, pues todo cobrará más sentido aún, si cabe.

 

Un placer haber hablado con vosotros. Muchas gracias y suerte.

El placer es nuestro. La amabilidad, el respeto y la honestidad que se desprenden de tus preguntas y reflexiones, tanto en lo relativo al contenido de las mismas como a la forma de plantearlas, te honra. Eres una agradable excepción: tú oíste los temas, tú prestaste atención, tú reflexionaste y conectaste, tú te hiciste preguntas sobre el por qué de lo que hacemos y cómo lo hacemos. Tal vez no seas el más famoso ni el más rico, pero eres el primer periodista musical serio que conocemos (y conocemos unos cuantos); el primero que nos trata con la profesionalidad y el respeto debidos. Aunque no seamos nadie. Muchas gracias, y enhorabuena: ese es el camino. Das Emotional. Un abrazo.

 

ESCUCHA "DAS EMOTIONAL"