/Entrevistas///

entrevista con Perro

«No buscamos polémica, somos gente tranquila, pero preferimos que suene problemático a que suene a lo típico»
Los murcianos Perro completan con el lanzamiento de su primer Lp, "Tiene Bacalao, Tiene Melodía", dos años fulgurantes en los que la banda ha pasado de publicar maquetas, a recorrer muchos de los festivales nacionales. Es el turno de demostrar por que son una de las más excitantes apariciones del panorama nacional.
Noviembre, 2013

Este es el primer largo de Perro, pero la banda ya tiene un recorrido a sus espaldas. ¿Cómo fue la transición de vuestro anterior grupo, La Vida de Brian, hasta este “Tiene Bacalao, Tiene Melodía”, pasando por vuestras maquetas y demos que se vieron reflejadas en la recopilación “Singles Brasileñas”?

Perro partía como base de la anterior banda, La Vida de Brian. Ahí tocábamos Aarón, Guillermo y yo (Adrián). Una vez disuelta, nos quedamos nosotros tres y comenzamos a darle más importancia al proyecto. La evolución musical ha sido una progresión casual y natural, desde el comienzo de Perro nunca hemos tenido una intención clara por hacer un estilo u otro, tan solo las ganas de tocar y hacerlo de la única forma que sabemos.

 

Según tengo entendido la formación de la banda ha pasado por varios cambios, pasando de trío a dúo, para posteriormente introducir un nuevo batería, llegando después el regreso del que había sido en los inicios el encargado de las baquetas, confirmándose la formación actual con dos baterías. ¿Es así o me he perdido algo en el proceso? ¿Cuál es la formación actual de Perro?

No te has perdido, la formación comenzó como te decía antes como un trio (los tres que tocábamos en los Brian). Al poco tiempo, Aarón se marchó a trabajar como masajista en un crucero, y coincidió con un primer acercamiento a algunas bandas locales que nos invitaban a tocar con ellos, y fué entonces cuando entró Fran a la batería. Con él evolucionamos como banda, nos invitaron al Monkey Week del 2011 y grabamos el “Alhabama”. En 2012 volvió Aarón y decidimos que volviera a ser un Perro, quedando la formación definitiva: cuatro energúmenos con dos baterías.

 

¿Hasta qué punto es importante en las nuevas composiciones de la banda el que haya dos personas encargadas de la percusión?

Como comentaba, el hecho de tener dos baterías fué casual. A día de hoy lo vemos como algo imprescindible en nuestra música. Influye mucho en nuestra forma de tocar, cobrando una importancia vital la sección rítmica, y partiendo muchas veces desde ese punto en el momento de componer.

 

En estas nuevas canciones que integran “Tiene Bacalao, Tiene Melodía” noto un alejamiento de ese sonido más cercano al indie rock noventero de Los Planetas o El Inquilino, así como un distanciamiento del lo que se podría considerar pop indie, pero creo que la banda ha ganado en complejidad y en solidez gracias al mayor peso de los sintes y teclados, así como por el peso de bajos más gruesos. ¿Este giro hacia un sonido más rocoso, más Albini por decirlo de alguna forma, ha sido buscado o es fruto de vuestra evolución como banda? ¿Os sentís más cómodos ahora?

Otro punto novedoso que introdujimos al volver Aarón fué meter un sintetizador. Ninguno sabemos tocarlo, ya que principalmente la parte melódica del grupo, Guillermo y yo, somos guitarristas, pero ahora estamos enamorados de lo que se puede hacer con el sinte, y la evolución en nuestro sonido es la consecuencia de los nuevos elementos así como del trabajo de compenetración del grupo. Por supuesto, nos encanta el “Albinismo”, pero no ha sido nada premeditado. Una máxima del grupo siempre ha sido, y será, componer desde el local y sin barreras estilísticas.

 

Veo ciertas dosis kraut en vuestro sonido que también ahonda en esa personalidad tan singular de vuestro primer disco. ¿Os interesan los clásicos de este género o estos elementos os llegan más por influencia de bandas actuales que lo han actualizado?

Creo que el Kraut lo conocimos de la mano de los murcianos Schwarz, grupo al que amamos y admiramos, y de ahí partimos a una investigación seria de esos sonidos, conociendo a Can, Neu!, Kraftwerk... toda la música que escuchamos nos influye, y algo tan salvaje como el Kraut no iba a ser menos.

Para ser vuestro primer trabajo creo que habéis logrado un sonido muy personal en el que en algunos momentos asoman la cabeza bandas de aquí como Betunizer o Margarita, y también puede que algunas foráneas, pero sin que eso haga que Perro suene, desde ya, casi unicamente a Perro. ¿Sois conscientes de lo difícil que es eso para muchos grupos y como vosotros lo habéis empezado a lograr casi desde el principio?

Estamos encantados de que la gente no pueda encontrarnos una referencia clara. Este sonido personal no sale de otro lado más que de la amalgama de influencias que tenemos los componentes perrunos, por la pasión por tocar y lo que nos encanta el ruidismo que conseguimos en el local. Pienso que un problema en la música del país es que muchas bandas buscan una formula que ha funcionado en otras ocasiones e intenta imitarla. En Perro intentamos sacar más el estómago que la cabeza.

 

El tema de las letras es sin duda uno de los más interesantes a mi parecer de “Tiene Bacalao, Tiene Melodía”. Esa ironía, ese sarcasmo, ese humor tan personal, y esas menciones a jugadores de fútbol icónicos (Finidi, Karpin…) convierten vuestros textos en un elemento clave de las canciones. ¿Quién se encarga de ellas?

Pues la voz la utilizamos como un elemento melódico más a la hora de componer en el local, y de esta forma las letras suelen partir de una frase que sale en el local, así que como somos bastante pardillos, pues suelen salir chorradas. Desde ahí aportamos todos, no pensamos mucho en las letras, tan solo plasmamos nuestra propia personalidad y en el caso de esas letras se trata de homenajear tiempos pasados que consideramos más auténticos, también en el fútbol.

 

También veo algunas con puntos que pueden crear controversia. Ya pasaba con “Popera” en vuestras demos, y ahora puede ocurrir con “Paco Fiestas”, personaje por cierto de Hora de Aventuras al que dedicáis el título. ¿Hay algo de búsqueda de polémica y de dar un poco de caña a través de ellas, o simplemente forma parte vuestra forma de escribir? 

No buscamos polémica, somos gente tranquila, pero sin pelos en la lengua. No nos cortamos porque algo pueda sonar políticamente incorrecto y si en algunas ocasiones hablamos del panorama social o musical es desde nuestro punto de vista, sin más empaques. Hay mucha tontería en el indie actual y por eso preferimos que suene problemático a que suene a lo típico.

 

He leído por ahí que también existen homenajes a personajes de la escena musical murciana. ¿Cuánto de verdad hay en esto?

Mucha, aunque en este caso solo en los títulos; Larry y Porras son dos componentes de El Estudiante Larry, banda hermana nuestra a la que admiramos y de la que hemos aprendido y heredado mucho, aunque estos títulos no se relacionen con el contenido de las canciones.

 

¿Qué nos podéis contar de la producción del álbum? ¿Cuál ha sido el proceso y los protagonistas del mismo?

Desde el "Alhamba" grabamos en El Miradoor, estudio de Marco A. Velasco en Alhama de Murcia. En "Tiene Bacalao, Tiene Melodía" también ha tenido una importante intervención el propio Larry, que nos ha acompañado durante el proceso de grabación y mezcla. La mezcla del disco está rematada en Granada por Javi PPM y Marco y masterizado en estudios Kadifornia.

 

Y vuestra relación con vuestro sello Miel de Moscas, ¿cuándo y cómo surgió?

Conocimos a Angel y Eva de Miel de Moscas tras un concierto que dimos en Madrid, nos comentaron que tenían la intención de comenzar con un sello independiente, que trabajaría de forma muy parecida a la nuestra, y hubo un entendimiento pleno desde el principio así como un apoyo imprescindible para la resolución del disco.

 

Pese a no tener un Lp como tal la banda ha girado mucho en los últimos dos años. Se os ha podido ver en festivales como Lemon Pop, Monkey Week, S.O.S  4.8, Sonorama… ¿De cuál tenéis mejor recuerdo?

En todos los festivales a los que hemos acudido nos lo hemos pasado genial. Vivirlos desde el punto de vista de un músico es una experiencia increíble. Pero de todos ellos al vez nos quedamos con el Monkey Week, por el concepto y la manera de hacer las cosas que tiene. La primera vez que estuvimos allí quedamos encantados con todo el trato y con muchas de las bandas que vimos. A Disco Las Palmeras! los vimos dos veces (risas).

 

En mi opinión sois una de esas bandas que tanto pueden encajar en festivales más popies y estándar, como en otros más especializados y cuidados. Es decir os veo en un Sonorama, pero ahora más que nunca, creo que deberíais ser una banda para el Primavera Sound. ¿Creéis que esta polivalencia juega a favor o en contra de la expansión del grupo? Lo digo por aquello que se suele decir de que quién mucho abarca poco aprieta, y que muchas veces ha ocurrido con bandas geniales que no terminaron de encajar dentro de esas “escenas” a veces tan sectarias. 

La verdad es que esto no nos preocupa demasiado, ya que desde el momento en que empezamos a componer no hay un punto claro al que queramos llegar. Hacemos la música que nos gusta, complicarnos con el estilo sería ponernos unas barreras que hasta ahora no teníamos. Dicho sea de paso, claro que nos encantaría tocar en el Primavera.

 

A partir de ahora tenéis la agenda a tope para las próximas semanas. Supongo que andaréis con muchas ganas de ofrecer esta nueva cara del grupo por todos los rincones del país…

Con lo que más contentos estamos, desde luego, es con la cantidad de oportunidades que tenemos ahora para tocar en directo, pues es lo que más nos gusta hacer y con lo que más disfrutamos. Va a ser un pitote.

 

Para terminar contádnos cuales son vuestros discos favoritos de este 2013 ahora que está terminando.

Pues así de primeras el de Betunizer, Cuello, Unicornibot, Disco Las Palmeras!... de fuera el de Tame Impala nos gusta mucho también.

Muchas gracias por vuestro tiempo y nos vemos pronto cuando visitéis nuestra ciudad.

Encantados estamos, gracias por contar con nosotros.