/Reseñas///

Reseña: Betunizer - Gran Veta

http://www.feiticeira.org/
Gran Veta
8
8.1



Bcore [2013]
Productor: Santi García
Banda: José Guerrero, Marcos Junquera, Pablo Peiró

No contento con haber parido con Cuello el mejor disco de punk rock que, para un servidor, ha visto la luz en España en muchos años, el polivalente José Guerrero ha decidido dar un nuevo empujón a su banda principal, Betunizer, y publicar así su tercer disco con la banda levantina. Acompañado, por supuesto, de la base rítmica más reconocible del underground patrio, esa que forman Marcos Junquera (batería) y Pablo Peiró (bajo), el nuevo puñetazo de Betunizer es más sutil, más sugerente, más refinado, pero no por ello menos contundente. 

La mala leche post hardcore de “Quien Nace Para Morir Ahorcado Nunca Morirá Ahogado” ya quedó superada (sin entenderse superada como mejor o peor, pues no nos movemos en esos términos) con la estupenda continuación que supuso “Boogalizer”. En aquel trabajo publicado en 2012 se llenaba de color y ritmo toda la visceralidad rabiosa que tanto celebramos en su primera referencia, y si bien esos matices no evitaban que el sarcasmo y la mordacidad matemática siguiesen sacudiéndonos, no se puede negar que en ciertas dosis sí se graduó la intensidad de antaño. Ahora tocaba el más difícil todavía: encauzar un tercer disco sin ceder un ápice de su personal discurso. Y en “Gran Veta”, Betunizer lo han logrado sobrepasando los límites de sus influencias y pariendo unas canciones que ahora ya sí, del todo, los sitúa como una banda única a nivel, diría, mundial. 

“Ford Carrillada” nos avisa ya desde el principio de que los tempos kamikazes y la producción más rugosa son fruto de otra época. Con mayor reposo del habitual, pero con la misma clarividencia de siempre, el tema crece empujado por unas trompetas hacia la inevitable explosión final. Una vez allí ya solo queda dejarse llevar mientras tratas de entonar puño en alto, las crípticas letras de uno de nuestros más genuinos cantantes. El funk más perturbado sobrevuela todo el minutaje, y lo hace indicando caminos que no llevan a las discotecas de bolas de espejos, sino a lugares más recónditos y arriesgados de la ciudad. “Tu cabeza servida de una pieza. Tu olor me tragaré”, es lo que reza por ejemplo “Aleluya”, machacona segunda pieza que invita al baile en su tramo final, y que encaja perfectamente con “Acaricia Tu Tema”, la cual nos vuelve a deslumbrar con el perfecto trabajo de Marcos y Pablo, y nos arrasa con un desenlace para perder la cabeza. 

Se inicia así el disco de forma más que notable, presentando las nuevas credenciales de la banda, y haciendo saber que la tremenda productividad de sus miembros no merma ni la calidad, ni la capacidad evolutiva de su obra. En “Cadera Española” (todo tan ibérico como la portada del disco) recuperan el vigor math, que continúa en “Talco y Bronce”, aunque aquí más rítmico y bastardo, y con una tensión final que hace que no echemos de menos una velocidad que, hacia la mitad del disco, ya damos por hecho que se ha reducido drásticamente en este tercer trabajo. No nos importará en absoluto, máxime cuando referencias como los más cabrones de la clase de la escuela hardcore y noise (citense The Jesus Lizard, NoMeansNo o Minutemen, por decir alguno de los más manidos) han sido reinterpretadas para crear un disco tan caliente como este “Gran Veta”.

Porque si hay adjetivos ideales para definir este Lp son todos esos que remiten al ardor, a la canícula, al candor, al sexo en definitiva. De eso nos habla la lujuriosa “Le Cock Sportif”, con ese “mete-saca” embaucador, y unos vientos que siguen haciendo subir la temperatura. No es la última pieza a destacar dentro de la segunda cara del álbum, y si en “Pantera Pura” nos machacan con su ritmo incontestable, no será para menos “El Rolls Royce de los Suavizantes” (esos títulos mágicos…), otra de las mejores muestras de que el equilibrio y la bajada de revoluciones le ha sentado de maravilla al trío valenciano. 

Aún quedará tiempo para una última sorpresa gracias a ese regusto melódico de “El Ritmo Que Tú Tienes”, la cual colinda con sonidos indie rockeros, y que completa con su genial letra un cierre diferente, hipnótico, con mensaje, y que además indica nuevos caminos que quién sabe si la banda retomará en un futuro. Aunque apenas nos dio tiempo a echarlos de menos, Betunizer ya están de vuelta, y con este nivel mostrado, nosotros encantados de que su productividad no mengüe. Y es que nada nos gusta más que seguir a Jose, inventando y reinterpretando sus proclamas, como si de nuestro chamán de lo turbio se tratase. Nada.