/Reseñas///

Reseña: Limousine - The Ultimate Final Of The Mystic Heavyweights

http://feiticeira.org/
The Ultimate Final Of The Mystic Heavyweights
8
8.0



Autoeditado [2011]
Banda: Paco Beamuz, Manolo Gordillo, Javier Beamuz, Pedro Cantudo, Daniel Torrejimeno, Gabriel Soriano, Javier Jiménez

Dicen que con esto de Internet las bandas tienen más oportunidades. Pero cuando se junta el "indie" (el de verdad, que raramente deja de ser underground), con la superpoblación de grupos actual, nos encontramos con bandas "de casa" que no tendrán la apreciación que se merecen. Desde Córdoba, los numerosos Limousine son una de ellas.

Practicantes de un pop psicodélico, muy rico en arreglos y variado en estados de ánimo, reflejan en "The Ultimate Final Of The Mystic Heavyweights" que han sabido sacar el jugo de bandas como The Flaming Lips, Magnetic Fields o los mismos Beatles y ofrecer un pop efectivo, que no efectista. Y es que todo el disco, pensado y dividido para su edición en vinilo, rezuma un halo de sencillez, de que aquí no ha pasado nada, que hace la música más encantadora a la par que confirma las sospechas de lo desapercibido que pasará. Tal vez deba ser así.

La cara A, más equilibrada y variada, abre con la maravilla lumínica de "Dressing Sun". En un suspiro, pasan de la distorsión guitarrera a la animada brisa de surf reverberada "Boogeyman's Lullaby" y la psicodelia pop de garganta cálida de "John Doe". En este momento más que el disco de un grupo, "The Ultimate..." nos comienza a parecer un recopilatorio de bandas de diferentes universos con la psicodelia como nexo en común. Y lo mejor, manteniendo el nivel de calidad. Esta especie de tendencia casi patológica a la expansión sonora no nos abandona con "Savage Tide" tal vez su mayor aproximación comercial; y es que dentro de su pop dominado por el piano y con arreglos orquestales, nos llegan a evocar a los más espléndidos U2 o Coldplay. Cierra en clave más intimista esta primera parte "Self Portrait", con unos ritmos inquietos sobre los que discurren introspectivas melodías instrumentales y vocales.

En cierto modo ese último tema marca el tono de la cara B, más homogénea y clásica dentro del género, con mayor resonancia de Beatles o Pink Floyd, un toque setentero y nebuloso ya palpable desde la reptante "Sudden Death". En una senda un poco más juguetona sigue "Trick or Truth" con su base acústica, teclados y juegos corales. "Nothing" nos lleva a un pasado más reciente con pop orquestal y más que guiños a Magnetic Fields en un tema muy digno de Stephin Merritt. Para el final nos quedan dos caras más de la predilección psicodelica de la banda; por un lado la vibrante "A Tickling Sensation", viaje veraniego con aires británicos y, por el otro, "Astral Trip", una despedida lisérgica a modo de mantra de velocidad sostenida y reverberada.

Puede que cualquier nuevo grupo de lo-fi estadounidense se alce como gran triunfador del indie psicodelico esta temporada, pero muy cerca tenemos a una banda como Limousine que tan bien ha sabido sintetizar la esencia de lo que la etiqueta "psicodelia" ha significado desde su irrupción en la música popular, hasta nuestros días.

 

DESCARGA OFICIAL


   


PUBLICIDAD